ANÁLISIS: EE UU teme el contagio por Christopher Arterton

La Razón
La RazónLa Razón

l ¿Cómo cree que la crisis europea puede afectar a EE UU?
–La creciente crisis económica podría desbordarse sobre Estados Unidos este verano, sobre todo cuando Grecia se tambalea y está más cerca de abandonar la zona euro y caer en la bancarrota.

 l ¿Cuál sería la repercusión en la política de Washington de cara a las elecciones?
–Si la economía de Estados Unidos se encamina a una doble recesión, como resultado del agravamiento de la crisis en Europa, el presidente norteamericano, Barack Obama, tendrá que pagar un alto precio. Puede argumentar –y muchos estadounidenses le comprarán este argumento– que no ha sido culpa suya y no entra dentro de sus funciones controlar la situación de todo el mundo. Pero aún así muchos votantes expresarán su descontento en las urnas. En unas elecciones justas, creo que será inevitable una derrota del presidente demócrata ante su rival republicano.

l En la agenda del G-8 también está la situación en Irán. ¿Cuál es su futuro si no renuncia al enriquecimiento de uranio?
–Irán es un gran puzzle. Creo que continuará como está, ofreciendo en ocasiones un atisbo de interés por negociar con la comunidad internacional para después no hacer mucho más. Si el régimen de Siria cae, Irán podría quedar aún más aislado y verse obligado a suspender su programa nuclear. Deduzco que las sanciones económicas se han empezando a sentir entre la población.

l ¿Qué deriva tomará Siria?
–Si el régimen de Bachar al Asad no cae pronto, la Unión Europea y Estados Unidos acabarán proporcionando asistencia a los rebeldes, aunque dudo de que «pongas botas sobre el terreno». Es decir dudo de que envíen fuerzas militares, ya que EE UU quiere evitar la imagen de la invasión.

 

Christopher Arterton 
Decano en la Universidad George Washington