Más calor imposible

Hoy las temperaturas en toda la Península no bajarán de 40ºC. «Es excepcional que afecte a todas las regiones de la Península», alerta la Aemet

Más calor imposible
Más calor imposible

Madrid- Hoy el sol pesa más que ayer. Se nota cómo quema la piel con más fuerza que en semanas anteriores. Esta sensación se va a instalar en la Península hasta el domingo. Ha llegado la segunda ola de calor de este verano y, de acuerdo con las señales que recibe la Aemet para lo que queda del mes de agosto, «no hay indicaciones de que se vuelva a repetir», asegura la portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología, Ana Casals. Aunque es habitual que durante los meses de estío se produzcan estas situaciones de intenso calor, lo cierto es que la que se ha colado en nuestro país tiene cierta excepcionalidad porque «va a afectar a todas las regiones». Los termómetros de varias comunidades autónomas no bajarán de los 40ºC. En especial en las zonas de la mitad sur, la zona centro y el valle del Ebro. En estos puntos es donde se ha instalado lo que los meteorólogos denominan lengua de calor: una masa de aire surafricano que penetró en España el pasado martes pero que a lo largo de estos días se ha extendido por el resto del país. El aire cálido también viene acompañado por el polvo africano. «Por eso se ven cielos con cierto calima, pero es algo normal», insiste Casals.

Córdoba, con 45ºC, y Jaén y Sevilla, con 44ºC, son tres de las provincias donde más se va a sentir el incremento de las temperaturas, aunque la Aemet no tiene previsto que se supere ninguna efeméride, «salvo en Teruel, donde podrían superarse los 42ºC. Un registro muy poco habitual para esa zona de España», explica la portavoz de la Agencia.

Aunque es necesario protegerse de la radiación y del calor intenso a lo largo de todo el verano, cuando llegan «sacudidas» de calor como la actual es necesario reforzar todas las precauciones. «La medida básica y más importante es la hidratación», explicó ayer a Efe la directora general de Salud Pública, Mercedes Vinuesa. Una recomendación en la que coinciden los médicos. «Lo mejor es prevenir y para ello, es importantísimo beber agua, zumos y bebidas isotónicas. Tampoco se deben realizar ejercicios físicos en las horas de más insolación (entre las 12:00 y las 18:00 horas)», asegura Vicente Gasull, médico de familia y coordinador del centro de salud Torrent II, en Valencia.

Siguiendo estas precauciones se evitan los temidos golpes de calor, que se producen cuando tiene lugar un fallo en la regulación de la temperatura del organismo. Los síntomas que lo definen son: una temperatura ambiental muy alta, que la persona sufra una alteración en la conciencia (desvaído o falta de concentración) y que se manifieste cierta deshidratación. Lo fundamental cuando se encadenan estas señales es «acudir directamente al médico, a un centro de urgencias, porque si el golpe es muy severo el enfermo tendrá que permanecer ingresado», indica Gasull. Estos episodios de calor extremo se pueden producir de dos maneras: de forma activa (personas que están practicando ejercicio) o pasiva (en personas que permanecen en cama). Así, «es importante que las personas en tratamiento con diuréticos, pacientes con antidepresivos o los que toman medicamentos contra el párkinson sean cuidadosos y vigilen su hidratación», añade el médico.

El monte peligra
Riesgo máximo de incendios

Las temperaturas extremas que se van a vivir en la Península han activado varios dispositivos de preemergencia por fuego en varias regiones. Valencia y Cataluña, dos de las comunidades más castigadas por las llamas, han puesto en marcha el dispositivo especial. Mientras, en Cuenca, una de las zonas en aviso rojo, comenzó ayer un incendio en el municipio de Reíllo. La UME ya se ha trasladado a la zona para lucha, contra el fuego.