El Gobierno Herrera dedica más de 65 millones a apoyar a los ganaderos

Silvia Clemente defiende ante el Gobierno de España una futura política agraria más competitiva.

La consejera Silvia Clemente entrega ayudas a uno de los empresarios beneficiados durante 2010
La consejera Silvia Clemente entrega ayudas a uno de los empresarios beneficiados durante 2010

Valladolid- La consejera de Agricultura y Ganadería, Silvia Clemente, sigue ‘erre que erre'. Trabaja sin descanso para que la industria agroalimentaria solvente los problemas que están sufriendo por la crisis económica. Por este motivo, el Gobierno que preside Juan Vicente Herrera va casi a duplicar la inversión en la línea de préstamos para capital circulante dirigido a las industrias agroalimentarias.

Durante el presente año se destinarán más de 65 millones de euros, frente a los 36 millones que dedicó en 2010 y que benefició a 50 empresas. Se trata de una medida puesta en marcha por el Ejecutivo autonómico ante la situación económica actual y las dificultades que encuentran las empresas para acceder a la financiación privada.

Además, el Grupo Parlamentario Popular de las Cortes ha presentado una Proposición no de Ley, que se debatirá en el próximo pleno que se celebra esta semana, en la que van a solicitar al Gobierno que adopte «una posición clara y firme» ante la Unión Europea, «consensuada con las comunidades autónomas y el sector», para conseguir una futura políticaagraria y agroalimentaria europea «productiva y competitiva», dotada con un «presupuesto suficiente».


Balance de 2010
Por otra parte, Silvia Clemente recordó, en declaraciones a LA RAZÓN, que la Junta concedió en 2010 ayudas a 262 proyectos con una subvención superior a los 112,4 millones de euros para una inversión total de 471 millones.

Con estas partidas se facilitó la creación de 604 puestos de trabajo, el 70 por ciento menores de 40 años en el medio rural. Dos conceptos básicos para rejuvenecer el campo y para evitar la despoblación en nuestros pueblos.

Unas ayudas motivadas por ser un sector estratégico para la Región y cuyo objetivo es fomentar la inversión y seguir mejorando la competitividad empresarial.

Las ayudas concedidas a la industria agroalimentaria de Castilla y León el pasado año persiguen fortalecer a este sector que cuenta con más de 3.200 empresas y una producción bruta de 9.500 millones de facturación a la salida de fábrica, genera el 30 por ciento del Valor Añadido Bruto Industrial y es la rama de actividad más importante de la industria manufacturera autonómica.

Desde el inicio de la legislatura, las subvenciones a la industria agroalimentaria se han estructurado en dos líneas de actuación; el fomento de la inversión productiva, por un lado, y por otro, la mejora de la competitividad de las empresas.

En 2010, dentro de esta línea de ayudas para aumentar la inversión productiva y la vinculación de la industria con el sector primario, la Consejería de Agricultura y Ganadería concedió apoyo económico por un valor superior a los 107 millones para 196 proyectos de industrias de la Región.

El Gobierno Herrera incrementó la subvención a aquellas sociedades que adquieran sus materias primas de agricultores y ganaderos autonómicos, a las empresas que hayan formalizado contratos homologados, así como las industrias que pertenecen a «Tierra de Sabor».

Por provincias, Palencia ha sido la que ha recibido una mayor cantidad económica en concepto de ayudas con una subvención de 34 millones. Le sigue Valladolid con 23,6 millones. Burgos es la tercera provincia en cuanto a cantidad recibida, con 14,7 millones.

En cuanto a los sectores, el 31 por ciento de las ayudas destinadas se concentra en el que agrupa a los derivados del cereal, pan galletas y pastelería.

En total 34,5 millones. Le sigue el lácteo con una ayuda de 23,5 millones, y el denominado «Otros», como productos preparados con 13,7 millones.