Castilla y León se alía con Francia en beneficio de agricultores y ganaderos

Silvia Clemente alcanza un acuerdo con la región de Aquitania para pelear la PAC

Valladolid- Continúan las alianzas de Castilla y León con Europa para lograr acuerdos en beneficio de agricultores y ganaderos. A los convenios suscritos por Silvia Clemente con Lisboa y europarlamentarios, en fechas próximas, ahora se suma el de la región francesa de Aquitania para obtener la mejor reforma de la Política Agraria Comunitaria (PAC) para el periodo 2014-2020.
La región de Aquitania, con más de 1,5 millones de hectáreas agrarias útiles y más de 43.000 explotaciones, tiene entre sus principales cultivos el maíz, el trigo, el girasol y sus viñedos, en especial en el departamento de Burdeos. Respecto al sector ganadero, el vacuno tiene gran relevancia para esta zona francesa, con un censo superior a las 768.000 unidades, de las cuales más de 100.000 se destinan a la producción de leche. Además, destaca como la segunda región en carne de ovino y por su importante producción láctea tanto de vacuno como de ovino.
Así, el director general de Política Agraria Comunitaria, Pedro Medina, durante un certamen ferial celebrado en territorio francés, subrayó que Castilla y León y Aquitania «tienen muchos puntos en común» y abogó por el trabajo «en común por el sector, por sus agricultores y ganaderos». En tal sentido, anunció que el Ejecutivo autonómico y el Gobierno Regional de Aquitania trabajan, desde el punto de vista técnico, para suscribir un acuerdo en aras de conseguir una Política Agrícola Común fuerte después de 2013.
La Junta solicitó que se conozca «cuanto antes» la financiación de la política ligada al desarrollo rural y ha añadido que «esta cifra debería de provenir de recursos horizontales y nunca con cargo a la modulación, ya que perjudicaría a los intereses de los agricultores y los ganaderos».
Asimismo, criticó que la Comisión Europea pretenda imponer «un excesivo peso» a los condicionantes medioambientales en la futura reforma: «Un 30 por ciento de los pagos directos dependerán del cumplimiento de estas exigencias ecológicas, un porcentaje muy elevado. Además, estos criterios no tienen en cuenta la diversidad de las distintas explotaciones y esta situación perjudica en especial a los sectores más intensivos de Castilla y León y de Aquitania», concluyó Medina.