Multas «simuladas» en los carriles bus para combatir la doble fila

Campaña de concienciación tras la primera fase de la ampliación de la vía reservada 

El carril bus ayudará a Tussam mejorar su velocidad comercial
El carril bus ayudará a Tussam mejorar su velocidad comercial

Sevilla- La apuesta por el transporte público se afianza con el control sobre el viario especial para autobuses y taxis, tras el proyecto de triplicar los kilómetros de la red. El Ayuntamiento puso en marcha ayer, hasta septiembre, una iniciativa incluida dentro de una campaña de concienciación para persuadir a los conductores al objeto de que respeten los carriles bus –fundamentalmente contra los que aparquen en los mismos–, consistente en la colocación en los vehículos de octavillas que simulan multas. Según un informe de CC OO, el 58% de las líneas son obstaculizadas por vehículos mal aparcados, con la 6, 11, 25 y 43 como las más afectadas.

Existe, asimismo, la posibilidad de que las cámaras del Plan Centro se reutilicen para el control de los carriles bus, aunque se trata de un proyecto embrionario. De momento, el ponemultas y una grúa se encargarán del buen funcionamiento del vial. La ampliación del carril bus por encima de los 50 kilómetros permitirá a Tussam que su velocidad comercial sobrepase los 14 kilómetros por hora; lo que equivale a un ahorro anual de 23.500 horas para la empresa y de un millón de horas para los usuarios. La velocidad media del inicio del año fue de 12,5 km/hora. En 2007 se llegó al mínimo histórico: 11,56 km/hora.

Según explicó en una entrevista con Europa Press el alcalde, Juan Ignacio Zoido, se pretende que, antes de comenzar la denuncia de determinadas conductas, «el ciudadano conozca cuáles son las consecuencias de no respetar las normas de circulación». «Hay que informar mucho, y concienciar más aún, respecto a la trascendencia del uso del transporte público y la ventaja que da la rapidez y la menor contaminación en relación al transporte privado», indicó Zoido, que hizo hincapié en que el respeto a los carriles de servicio público supondrá «garantizar la eficiencia de la propia empresa y los puestos de trabajo».

Esta acción se pondrá en marcha una vez finalizada la primera fase del proyecto de ampliación de la red de carriles bus –la Delegación de Seguridad y Movilidad terminó esta semana esta fase con la ejecución en la avenida Eduardo Dato–, prescindiéndose de colocar separadores físicos en el viario y optando por la pintura en la calzada.

Después del verano se continuará con la ampliación de la red viaria, «pero siempre dentro del mayor orden y con la máxima racionalidad, puesto que no queremos sorprender a ningún vecino y sí contribuir a que comprendan las ventajas que tienen con los carriles bus», manifestó el regidor, que añadió que el objetivo de esta ampliación es «lograr un más rápido y mejor servicio de transporte público para los usuarios, al ganar en velocidad comercial a la vez que se mejora en una descongestión generalizada del tráfico».

La segunda fase, tras el verano
Desde que el 2 de julio comenzara la ejecución de este proyecto, ya se ha implantado un carril reservado para el transporte público, dentro de la primera fase, en la avenida José Laguillo, desde la intersección con la Ronda Histórica hasta la rotonda de Kansas City; San Juan de Ribera, desde Resolana hasta Doctor Leal Castaños; avenida de Kansas City, desde la rotonda de José Laguillo hasta Luis Montoto; Luis de Morales, desde Luis Montoto hasta San Francisco Javier; calles Ada y Éfeso, desde la intersección con la avenida de Montes Sierra hasta Kansas City; la Ronda del Tamarguillo; la avenida Ramón y Cajal y Eduardo Dato.

La previsión es que después del verano comience a realizarse la segunda fase de implantación, en la que se ampliaría la red a zonas como Doctor Fedriani, la ampliación de Montes Sierra, la avenida de Andalucía, la Ronda del Tamarguillo Sur, avenida de la Paz, avenida de la Borbolla, Ronda de Triana, Cristo de la Expiración y Torneo.