Topal y Soldado sentencian

Manolo Preciado no quiso entrar en la pelea con Mourinho sobre la alineación que presentó el Sporting en el Camp Nou. E hizo bien, porque ayer con los presuntos titulares el conjunto asturiano iba perdiendo (2-0) a los diez minutos. El Valencia había salido muy enchufado, aprovechó dos ocasiones, controló la situación y desde su espectacular comienzo fraguó una victoria que le permite comandar la clasificación.

Cambió Emery la alineación con respecto a la que empató en Mestalla con el Atlético de Madrid y la cosa funcionó. A los cuatro minutos de un saque de esquina llegó el primer tanto. El turco Topal, que se había subido al once titular, cabeceó al fondo de la red. Quedaba noqueado el Sporting, que no acertaba a reponerse y veía como Soldado, otro de los que fue suplente ante el Atlético, lograba el segundo tanto ante la desesperación de Preciado y de la grada, que comprobaba cómo los suyos no daban una a derechas y eran víctimas de la ansiedad, de la falta de ideas y del propio planteamiento, que tuvo que modificar el técnico local dando entrada a Barral para buscar más capacidad de remate.

La primera parte fue, pues, un paseo para el Valencia, que, con ventaja en el marcador, controló, dominó, llegó al área, perdió ocasiones y dio una lección de buen hacer. Emery tenía que sentirse muy cómodo porque sus jugadores respondían a todo lo que busca para un equipo al que se le puede conceder la duda de si estará en condiciones de pelearse con el Madrid y el Barcelona. De momento, van por delante de los azulgrana.

El Sporting no encontró nunca la manera de meterle chispa al partido. Encajó los dos tantos y bajó la guardia. César fue casi un espectador, ya que los asturianos lanzaron en dos ocasiones a puerta, más producto de su ilusión que de su juego porque la superioridad de los valencianistas en el centro del campo, con Topal como jefe de operaciones, marcaba el desarrollo del encuentro.

La bronca de Preciado en el descanso debió ser de las gordas. Tampoco era ocasión para transmitir un mensaje de pesimismo y lo que intentó el técnico fue recuperar la autoestima de sus jugadores para que saliesen convencidos de que el partido no estaba decidido, pese a la superioridad del Valencia en el primer acto.

Y fue un Sporting con otra cara el de la segunda parte. Buscó poner el ritmo adecuado, aceleró en sus acciones y César ya tuvo que estar pendiente de los movimientos de los delanteros rojiblancos. Barral comandó las acciones de ataque, empujó a los suyos y llegaron las primeras ocasiones en el área valencianista. Fue precisamente Barral el que pudo acortar distancias en una ocasión (min 57) que se fue por muy poco. El tener más la pelota y el juego combinativo le dio al Sporting más presencia. Rivera movió a los suyos y con dos delanteros, aunque parezca una contradicción, tocaron mejor, fueron más creativos y trataron de hacer gol, asignatura pendiente de los de Preciado.

Al Valencia , que vio como David Navarro y Soldado eran amonestados, le costaba más llegar. Mata, Topal y Pablo procuraban fijar la defensa rojiblaca, que arriesgaba en su posición para juntar líneas y tener más control. Además, Preciado recurrió a Bilic para procurar cambiar la suerte cara al gol, pero César, muy atento, desvió un disparo de Rivera. El quiero y no pudo de los locales se fue acentuando a medida que llegaba el final del partido. Emery se vio obligado a cambiar a «Chori» Domínguez, que había entrado por Aduriz. Después retiró al «asturiano» Mata, silbado por el público.

 Y no hubo más. El Valencia cerraba su cuarto triunfo en el campeonato y se iba pensando en el Manchester, al que recibe el miércoles en Mestalla. Preciado debió de pensar que no es su Liga y que para el Sporting la situación es otra. Ayer, ganó la solidez, la fuerza y la templanza de un Valencia que fue mejor en todos los conceptos y sentenció muy pronto.


Cuarto triunfo consecutivo fuera
El Valencia logró ayer su cuarto triunfo consecutivo fuera de casa. En el campeonato de Liga venció en la jornada inaugural al Málaga, luego repitió éxito en su visita al campo del Hércules, en el duelo de la Comunidad Valenciana, y cerró ayer su periplo ganador con la victoria en El Molinón. Entre medias saldó con éxito su viaje a Turquía para enfrentarse al Bursaspor en el primer encuentro de la Liga de Campeones. Por eso los jugadores y el técnico, Unai Emery, estaban muy satisfechos. Mata, uno de los más destacados, lo corroboraba al finalizar el encuentro. «Ésta es la línea a seguir. Tenemos que ser un equipo fuerte y trabajador fuera de casa». Ahora, les espera el Manchester.


Sporting: Juan Pablo;, Lora, Botía, Gregory, Canella; Eguren (Sergio, min 78), Rivera, Luis Morán (Barral, min 36), De las Cuevas, Diego Castro y Sangoy (Bilic, min 68).
Valencia
: César, Bruno, David Navarro, Ricardo Costa, Jordi Alba, Topal, Fernándes, Pablo Hernández, Mata (Feghouli, min 70), Aduriz (Domínguez, min 60, Mathieu, min 79) y Soldado.
Árbitro
: Fernández Borbalán (andaluz). Amonestó a Eguren, Gregory, Soldado, David Navarro y Barral..
Goles
: 0-1 (min. 6): Topal. 0-2 (min. 9): Soldado.incidencias: 21.000 espectadores en El Molinón. Partido correspondiente a la quinta jornada. Pitos al «asturiano» Mata al ser remplazado por Feghouli.