«Corten» pura espontaneidad

Impromadrid regresa a los Teatros del Canal con Mastretta y Suso 33

Ignacio López e Ignacio Soriano, en una escena de «Corten»
Ignacio López e Ignacio Soriano, en una escena de «Corten»

Dicen que no «ensayan», sino que «practican». Porque ceñirse al verbo habitual de los teatreros no tiene sentido cuando lo que uno hace sobre el escenario es improvisar. De eso se trata en Impromadrid, compañía ya consolidada que regresa a los Teatros del Canal, donde estuvieron en 2009, con «Corten», su nuevo espectáculo en el que, sin traicionar la regla de oro del género –o sea, la ausencia de cualquier texto o guión, y la improvisación por única ley–, le dan una vuelta de tuerca a este tipo de espectáculos con dos colaboraciones de lujo: el músico Nacho Mastretta y el artista gráfico Suso33, que en vez de llenar sus habituales enormes papeles con graffitis, aquí dibuja en una pantalla de ordenador los fondos que sirven de telón al montaje.


Charcutería fina
Todos, desde los cuatro integrantes de Impromadrid hasta sus dos invitados, se ciñen a las pautas que les va sugiriendo el público cada poco tiempo, construyendo pequeños relatos, irrepetibles y cuajados de humor, como el que se inventaron para la presentación a la prensa en un santiamén: la historia de amor entre un voyeur y una charcutera que fabrica longanizas como nadie.
Difícilmente se puede extraer la esencia de esta propuesta mejor que en la presentación que el «juglar» Boadella, en calidad de director de los Teatros del Canal, hizo ayer de la compañía: «Ellos hacen algo esencial, que es convertir el teatro en juego».
Ignacio López, director y actor de la compañía, explica que «hemos intentado dar un pasito más en lo que veníamos haciendo desde hace años. Y a parte de incluir a Mastretta y a Suso33, tratamos esta vez de que el público se integre de una manera más directa con los "corten"». Se refiere a las paradas que aquí y allá salpican el espectáculo en las que se pide su opinión al respetable para saber cómo debe seguir la trama de cada escena, como jardines de senderos que se bifurcan o como aquellos libros juveniles de «Elige tu propia aventura». «Es un proyecto abierto en el que nos encantaría que se incorporara gente de otras disciplinas», añade Jorge Rueda, otro de los tres actores y corresponsables de la formación junto a López y a Ignacio Soriano. Para el tercero, la clave del montaje se resume en una máxima: «Que no haya nada que no se haga a la vista del público».
Mastretta, que aporta sus teclados, armónicas y otros sonidos, incluida su voz, reflexiona sobre esta colaboración: «Estos tiempos tienen una cosa muy preocupante, el ensimismamiento y la especialización, y experiencias como ésta vienen muy bien para abrir la mente». Suso33 también lo tuvo claro cuando le ofrecieron participar: «Me interesa más el proceso y el desarrollo de una obra que el objeto final. Esta propuesta es totalmente efímera y tenía que ver mucho con mi trayectoria».


DÓNDE: Teatros del Canal. Madrid.
CUÁNDO: hasta el 31 de octubre.
CUÁNtO: de 15 a 20 euros. Tel: 91 308 99 99.