Aguilar analizará la crisis de la fruta con los agricultores

La ministra de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino (MARM), Rosa Aguilar, se reunirá esta semana con los representantes de las organizaciones agrarias para analizar, entre otras cuestiones, los ataques a camiones en Francia y la crisis de precios por la que atraviesa el sector de la fruta de verano

Los agricultores galos llevan semanas de protestas
Los agricultores galos llevan semanas de protestas

Mientras tanto, los productores franceses han pedido que se adopten medidas a nivel europeo para solucionar este problema. Ésta es una de las conclusiones de los encuentros que han celebrado sus responsables durante los últimos días.

Ataques
Conviene recordar que a lo largo de este mes de agosto se ha atacado en el vecino país a quince camiones cargados con frutas españolas que se destruyeron. Sin embargo, todo comenzó antes, porque en julio ya hubo manifestaciones de protesta que llevaron al secretario de Estado de Consumo galo a anunciar que se realizarían controles a los vehículos procedentes de España cerca de la frontera, para garantizar que toda la mercancía reunía las características previstas en la normativa comunitaria. Eso fue después de que los representantes de los agricultores franceses se reuniesen con los responsables de su Ministerio de Agricultura.

La raíz del problema está en los bajos precios que se registran este año en el mercado europeo de fruta de verano, especialmente de los melocotones y las nectarinas, debido a que la cosecha de estos productos es buena, mientras que la demanda se ha retraído como consecuencia de la confluencia de una serie de factores. Mientras tanto, los productores españoles han tenido que sufrir, por un lado, los bajos precios en origen de sus mercancías, sin que ese descenso se reflejase adecuadamente en lo que pagamos los consumidores.

Por otro lado, la actitud de los agricultores galos ha agravado el problema, dificultando las exportaciones a este país y también el tránsito de los camiones hacia otras naciones. De momento, no ha habido reacciones por parte de la Comisión Europea a la última oleada de ataques a los vehículos españoles.