Europa

«Conocen el sabor de la victoria»

Jay Triano, técnico de los Raptors y asistente en la selección de Estados Unidos, cree que España tiene talento de sobra para suplir la baja de Pau

Tyson Chandler, pívot de la selección estadounidense, zambulle sus pies en un cubo con hielo al final de cada entrenamiento
Tyson Chandler, pívot de la selección estadounidense, zambulle sus pies en un cubo con hielo al final de cada entrenamiento

MADRID- Jay Triano no deja de sonreír ni un segundo durante las sesiones de trabajo de la selección estadounidense en Madrid. Mike Krzyzewski y Nate McMillan son las caras serias del cuerpo técnico, mientras el técnico de los Raptors aprovecha cada momento para tener un gesto de complicidad con los jugadores. Al final, apuesta con alguno de sus chicos que es capaz de encestar desde el centro del campo. Pierde el reto porque el balón golpea en el aro. Ocupa el lugar que estaba pensado para Mike D'Antoni, al que unos dolores de espalda le ha impedido viajar. Su trabajo ahora es intenso. Tiene tantos vídeos que ver de los futuros rivales que no ha tenido ni un segundo todavía para dar una vuelta por Madrid. Entre las imágenes que estudia durante esta semana están las de España, aunque de los doce elegidos por Scariolo hay uno del que lo sabe todo: «Me divierto muchísimo entrenando a José Calderón. Soy un gran admirador suyo. Será extraño para mí tenerlo en el bando contrario», admite.

Como todos los componentes de la expedición norteamericana, expresa sin reparos su devoción por Pau Gasol, aunque está convencido de que sin él «La Roja» sigue siendo uno de los máximos favoritos al título mundial: «Su presencia les ayudaría muchísimo, eso está claro, pero la calidad de los jugadores españoles es muy alta. Marc puede aumentar sus minutos de juego, y otros componentes de la plantilla están muy capacitados para aportar desde el banquillo». Para Triano, si hay una cosa en la que España es superior a esta versión del «Dream Team» es en la experiencia: «Mantienen, más o menos, el mismo equipo de hace cuatro años. Es un grupo que ya conoce el sabor de la victoria y que está, seguro, entre los máximos candidatos».

Del partido del domingo reconoce que es sólo un amistoso, aunque servirá para medir la «salud» de cada uno. «Estos compromisos previos al Mundial son buenos para mostrar a nuestros jugadores lo bien que se juega al baloncesto en otros lugares que no son Estados Unidos. Después de las concentraciones en Las Vegas y Nueva York, es un paso importante para nosotros jugar en Europa. La semana que viene, cuando desaparezcan los efectos del «jet lag», podremos progresar más rápidamente.

Justamente de eso, del cambio horario, se quejaba Tyson Chandler ayer mientras sacaba sus pies de una nevera portátil llena de cubitos de hielo. «Son más de seis horas de diferencia, cuesta acostumbrarse», se justificaba ante una periodista americana que le recriminaba su cara de sueño.

«Coach K» programó para el segundo día de trabajo en la Caja Mágica un partido completo del que sólo se pudo ver la parte final del último cuarto. Triano confesaba que la adaptación a las reglas FIBA no será un problema, pero lo cierto es que varios de los norteamericanos, en especial Derrick Rose, demostraron que lo de los pasos de salida es algo imposible de evitar para ellos. En la final de los Juegos Olímpicos, los españoles se quejaron de la ventaja que sacaban sus rivales de esta situación y, en el Mundobasket de Turquía, la historia amenaza con repetirse.


Programa
- España-Lituania (hoy, 20:30 horas, LaSexta).
- Lituania-EEUU (mañana, 21:00, La Sexta).
- España-EEUU (domingo, 21:00, La Sexta).