Herrera apuesta por lo público y se compromete con la creación de empleo

ÁVILA- El impulso a la recuperación económica y del empleo y la garantía de los servicios públicos de calidad, equidad y sostenibilidad, además de la ordenación del territorio, fueron los ejes sobre los cuales giró el discurso del presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, en su reelección como responsable autonómico del PP, en el XII Congreso de la formación, celebrado en Ávila.

Herrera aseguró que «nuestros desempleados deben ser la primera preocupación, empeño y obligación», para renovar su apuesta por una economía «más competitiva y eficiente», a partir de una oferta de paz y diálogo social: «Ésta es una tierra fiable y seria, que sabe responder de sus compromisos».

El presidente, que fue rotundo al señalar que «aquí -en Castilla y León- comenzó hace 20 años mi trabajo en política y finalizará, os lo puedo asegurar, también aquí». Igualmente, reiteró la necesidad de «promover el compromiso con Castilla y León de las entidades resultantes de la ordenación del sistema», en alusión a los bancos con cajas procedentes de la Comunidad, de cara a retornar e invertir en proyectos rentables y garantizar la pervivencia de las obras sociales.
Herrera, quien demandó «robustecer el contenido ético, moral y de responsabilidad» del Partido Popular, aplaudió las medidas de ajuste desplegadas por el Gobierno de Rajoy y el suyo propio, para garantizar la estabilidad de las cuentas públicas con un fin: el mantenimiento del Estado del Bienestar.

«No quiero partido en ralentí»
«Después de once años, ¿No estáis aburridos ya de Juan Vicente Herrera?», preguntaba el presidente, durante la presentación de su candidatura. Allí, recordaba a los más de 1.200 afiliados presentes que hay que trabajar con la vista puesta en un futuro, que «no puede ser igual a cualquier otro tiempo recorrido con anterioridad». En este marco, apeló a todos los asistentes para «impedir que el Partido se hunda en la institucionalización».

«No quiero un partido al ralentí», advirtió el presidente, que manifestó que el PP de Castilla y León debe dar la cara. «Hemos de trabajar sin horas, sin descanso, sobre todo los liberados en el trabajo político», sentenció a todo el auditorio, en el que se encontraban también representantes de la sociedad civil, como los sindicatos o las organizaciones agrarias. De igual modo, les invitó a pisar las calles y la realidad, como hasta ahora, porque «somos paisanos, no agentes políticos de camarilla».

Por otra parte, el presidente animó a los suyos a dejar atrás el pasado. «En Castilla y León nunca nos ha gustado gobernar contra nadie», y desde luego, «se equivocaría el que en estos momentos se limitase a pensar que ‘contra zapatero vivíamos mejor'». Igualmente, señaló que «nuestra prioridad es defender los intereses de Castilla y León», por lo que recordó que los ciudadanos votaron al PP «no para que nos limitáramos a poner la alfombra al Gobierno, como aquí sucedió con los socialistas cuando gobernaban en España».

Entre los asistentes al cónclave popular estuvo la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, cuya presencia aprovechó Herrera para recordarle la importancia de la minería del carbón, por su carácter estratégico, o de una PAC suficientemente dotada a partir de 2014.

Exigencias ante Europa
Sobre ese asunto se expresó Sáenz de Santamaría, quien aseguró que «nuestro campo son nuestros pueblos» y deseó que las negociaciones del nuevo escenario «lleguen a buen puerto», aunque sí comprometió que «la voz de España se escuchará en Europa». La vicepresidenta, que reconoció tener en Herrera un modelo de forma de ser y gobernar, remarcó que «el Gobierno os respaldará porque España también sois vosotros».

En otro orden de cosas, el presidente castellano y leonés, recalcó que la tercera prioridad de la formación debe pasar por hacer una «comunidad cohesionada a través de un territorio bien ordenado», con tres propósitos: mayor eficiencia, garantizar los servicios y evitar la duplicidades. Una «auténtica refundación de la autonomía de Castilla y León», señaló el presidente.

Herrera advirtió al Gobierno de Rajoy que «no puede hacerse tabla rasa», aplicando fórmulas técnicas generales, para reducir el número de municipios o de partidos judiciales. No en Castilla y León. «Éste es un proceso que no puede realizarse de una manera uniforme en todas las comunidades, sino que debe adaptarse a las singularidades de cada caso y de cada territorio», consideró.

Y es que, según expuso el presidente, en Castilla y León el 76 por ciento de los municipios cuentan con menos de 500 habitantes, pero «todos forman parte de nuestra identidad».
No obstante, el presidente animó a la agrupación voluntaria de municipios, «de ninguna manera imponer la supresión de ninguno de ellos».

Al hilo de este proceso de revisión del mapa autonómico, reiteró la exigencia de acometer y atajar los diferentes problemas de la financiación autonómica, pero también la local, para renovar su apuesta por un modelo que «oriente y refuerce un nuevo papel de nuestras diputaciones».

El presidente rechazó que se señale a las autonomías como «sospechoso habitual» de dilapidar recursos públicos, y recordó que las principales competencias de aquéllas suponen «un gasto esencial, muy poco elástico y muy expansivo». Una idea en la que también coincidió, en declaraciones a este periódico, el presidente de honor de los populares de Castilla y León, Juan José Lucas, quien aseguró que «todas las administraciones deben ajustarse el cinturón, las autonómicas desde luego, pero las municipales y el Estado también, sin duda».

Toque de atención
Por su parte, Alfonso Fernández Mañueco, que presentó el informe de gestión de la directiva saliente -aprobado por unanimidad-, se dirigió al nuevo secretario autonómico del Partido Socialista, Julio Villarrubia, a quien animó a «que mande, que dure más que los anteriores y actúe con lealtad». El también alcalde de Salamanca, que repite como número 2 de la formación -que alberga ya a casi 50.000 afiliados-, defendió la necesidad de las reformas al apuntar que «hay cosas que no nos gusta hacer, pero son necesarias» y recordó a las agrupaciones provinciales, que el objetivo en los congresos que afrontan es «conseguir la estabilidad».
En cuanto al nuevo Comité Ejecutivo autonómico, que anunció Herrera en su discurso como candidato, la principal novedad es la creación de un coordinador regional, cargo que ocupará la consejera de Cultura y Turismo, Alicia García.

Las nueve provincias de la Comunidad estarán presentes en el principal órgano colegiado del PP de Castilla y León, que tendrá de nuevo a Alfonso Fernández Mañueco, como secretario general.

Las vicesecretarías generales se reducen a tres: Antonio Silván (Organización), Rosa Valdeón (Acción Política), y Josefa García Cirac (Políticas Sectoriales). Mientras, José Antonio de Santiago-Juárez ocupará el cargo de presidente del Comité Electoral y Silvia Clemente del Comité de Derechos y Garantías.

El valedor autonómico del afiliado será el palentino Alfonso Polanco, presidente del Comité organizador del Congreso, que sustituye a Javier García Prieto.