Gerardo Díaz Ferrán y Gonzalo Pascual imputados por alzamiento de bienes

Los empresarios Gerardo Díaz Ferrán y Gonzalo Pascual han sido imputados por los Juzgados de Instrucción número 10 y 13 de Madrid por un presunto alzamiento de bienes, a raíz de las querellas presentadas por dos acreedores del grupo Marsans, han explicado fuentes jurídicas consultadas por EFE.

La situación de ambos empresarios se ha complicado notablemente desde que las sociedades más importantes del grupo turístico fueran declaradas en concurso de acreedores (antigua suspensión de pagos) a mediados de 2010, ya que se han iniciado al menos media docena de procedimientos en la vía penal por presuntos delitos de apropiación indebida, delito societario y alzamiento de bienes.

Las investigaciones más complejas serán las relativas al alzamiento de bienes, que han sido puestas en marcha tras la presentación de dos querellas por parte de una empresa hotelera y de una sociedad vinculada al antiguo presidente de Air Comet, Antonio Mata Ramayo.

Según el ex socio de Díaz Ferrán y Pascual, la matriz de Marsans (Teinver) repartió a mediados de 2008 dividendos por importe de 178,95 millones de euros, poco antes de no pagarle 10 millones de euros pendientes del acuerdo de venta de su participación en la aerolínea.

Mata Ramayo considera que sus antiguos socios actuaron de forma dolosa y maliciosa, ya que diseñaron, además, un plan de inversiones con el que supuestamente distrajeron fondos de Teinver en favor de otras empresas de su propiedad, a sabiendas de que con ello no iban a poder hacer frente a las cuantiosas obligaciones de pago que tenía la matriz del grupo frente a terceros.

Crisol y Marsans
El ex presidente de Air Comet pone de manifiesto también la supuesta conducta maliciosa de Díaz Ferrán y Pascual al señalar que en mayo de 2010, poco antes de que vendieran el grupo a Posibilitumm, suscribieron un acuerdo por el que se podría cancelar la deuda con Mata Ramayo con la posible transmisión de las acciones de Viajes Crisol y Viagens Marsans Lusitania.

De todos los procedimientos penales iniciados por los acreedores en los juzgados madrileños, Díaz Ferrán y Pascual han conseguido paralizar algunos de ellos.

En una denuncia presentada por apropiación indebida, la Fiscalía de Madrid ha considerado que los impagos del grupo turístico fueron simples incumplimientos contractuales derivados de la situación de insolvencia de Marsans y no revisten indicios de delito, aunque todavía no se ha pronunciado en otros procesos por apropiación.

Por su parte, el Juzgado de Instrucción número 9 de Madrid también ha cerrado la investigación que abrió en 2010 por delito societario contra ambos empresarios. Díaz Ferrán y Pascual también están siendo investigados por la Audiencia Nacional por desvío de fondos públicos, delito fiscal y estafa procesal por el caso Aerolíneas Argentinas.