Zapatero apenas participará en campaña y no hará ningún mitin con Rubalcaba

El presidente dice que nunca ha sentido la soledad de Azaña o de Suárez

Zapatero, junto al retrato de Manuel Azaña que desde hoy se encuentra en el Congreso
Zapatero, junto al retrato de Manuel Azaña que desde hoy se encuentra en el Congreso

Hace tiempo que se sabía –más bien se intuía–, pero ayer lo confirmó él mismo: José Luis Rodríguez Zapatero apenas participará en la campaña electoral de Alfredo Pérez Rubalcaba. «La campaña es cosa de candidatos», dijo en conversación informal con los periodistas en el salón de Pasos Perdidos del Congreso. Y, aun siendo cierto que hace semanas que el propio presidente trasladó al Comité Electoral que no se viera obligado a programarle actos políticos durante la campaña, también lo es que en la calle Ferraz nunca tuvieron intención de contar con él en más allá de un par de actos puntuales en los que, en ningún caso, coincidirá con Rubalcaba.
La estrategia socialista ante el 20-N pasa por desmarcarse de la gestión del Gobierno y esto es incompatible, a juicio de los «fontaneros» de Ferraz con una presencia notable del presidente en la campaña que, por otra parte, tampoco han pedido las distintas federaciones del PSOE. Así es la política. El secretario general que más poder ha tenido en la historia del socialismo reciente ha pasado, sin apenas transición, de la aclamación al oprobio de los suyos. Y no sólo porque él haya decidido dar un paso atrás, que así ha sido, sino también porque quienes un día le encumbraron e idolatraron hoy le quieren cuanto más lejos mejor de la marca PSOE, y sobre todo del candidato. Y por eso ayer no pasaron desapercibidas unas palabras que Zapatero pronunció en el Congreso durante la presentación de los retratos de Manuel Azaña y Adolfo Suárez y la soledad que alguna vez sintieron ambos cuando tuvieron que hacer frente a situaciones dramáticas. Aunque en algún momento lo pareciera, Zapatero no buscaba similitudes entre el final de su etapa política y la de Azaña o Suárez cuando dijo que «en sus pasos nos reencontramos y nos reconocemos decenas de millones de españoles agradecidos, libres y confiados en nosotros mismos». Y se apresuró a negarlo: «En absoluto, las circunstancias son muy distintas».


Baile en las listas
- El desertor
El presidente del Senado, Javier Rojo, anunció que no se presentará en las listas del PSOE y que abandona la política activa.
- Si tú me dices ven lo dejo todo
Aunque ya ha hablado de un año semisabático, la ministra aclaró que si Rubalcaba la llama lo deja todo.
- El senador de la sauna repite
Casimiro Curbelo fue propuesto por unanimidad para encabezar la candidatura del PSOE canario en el Senado.