Un día para no viajar en metro

Los trabajadores han convocado tres jornadas de paros para protestar por a bajada de sueldo de un 5 por ciento.

PULSE EN «DOCUMENTO» PARA VER EL GRÁFICO CON LOS TIEMPOS DE ESPERA ENTRE TRENES
PULSE EN «DOCUMENTO» PARA VER EL GRÁFICO CON LOS TIEMPOS DE ESPERA ENTRE TRENES

MADRID- Menos horas de sueño, más de espera y, seguramente, mucha indignación y aglomeraciones. Estas son, a grandes rasgos, las previsiones para hoy, lunes 28 de junio, y primer día de la huelga de los trabajadores de Metro. Lo peor es que para mañana no se esperan mejoras, para el miércoles tampoco y si no se llega un acuerdo para entonces, se augura lo peor: los sindicatos convocantes de los paros han amenazado con una huelga indefinidad esde del 1 de julio si no se salen con la suya. A esta situación se ha llegado tras la determinación de la presidenta de la Comunidad de extender la reducción del 5 por ciento de los sueldos de los funcionarios, a la partida para las nóminas de los trabajadores de las empresas públicas, entre las que se encuentra Metro de Madrid. Los organizadores de la huelga –CC OO, UGT, Solidaridad Obrera, Sindicato Libre y Sindicato de Conductores– se niegan a que se les rebaje el sueldo amparándo se en la vigencia de su convenio colectivo hasta el 31 de diciembre de 2012. El Gobierno regional, por su parte, argumenta la necesidad de reducir el gasto público como se ha hecho en otros sectores. El resultado es una cuerda más que tensada y una huelga salvaje, ya que los sindicatos amenazan con no respetar los servicios mínimos ni el martes ni el miércoles. De poco ha servido el intento por aliviar tensiones que el Ejecutivo de Aguirre hizo el viernes al aprobar, en el Parlamento regional, una disposición adicional para los trabajadores del suburbano. Un «privilegio» que permitirá a Metro abrir otros caminos para aplicar a sus empleados la reducción –inapelable– de la masa salarial. Este margen, que el PP aprobó dar de forma exclusiva a Metro, da la posibilidad a la empresa pública de realizar el recorte del 5 por ciento en otros parámetros diferentes a la nómina de los trabajadores, tales como los pluses de productividad. Sin embargo, este balón de oxígeno no ha logrado hacer el efecto deseado entre los sindicalistas, que ayer, en declaraciones a este periódico, aseguraron que se mantendrán firmes a su voto del pasado día 17 de junio en el que acordaron realizar tres días de huelga.

Sin servicios mínimosLos servicios mínimos del 50 por ciento, decretados por la Consejería de Transportes, suponen que hoy sólo circularán la mitad de los convoyes que lo hacen habitualmente. Una cifra que a partir del martes podría ser menor, ya que los sindicatos han advertido de que sólo tienen previsto cumplir los servicios mínimos de hoy; de tal manera que el martes y el miércoles el metro podría pararse por completo, algo que sería inédito en la historia del suburbano. En previsión de los paros de hoy y de lo que pueda llegar después, ya se han previsto refuerzos en Cercanías Renfe que complementan la oferta de Metro, sobre todo, en el tramo Atocha Renfe-Chamartín y en el resto de las líneas de Cercanías coincidentes con la red del suburbano. En el caso de los autobuses de la Empresa Municipal de Transportes (EMT), está previsto que, en caso de estimarse necesario, se prolongue la dotación de autobuses programada para los periodos punta.

FrecuenciaY es que hoy, el metro se queda «a medio gas»: En hora punta (de 7:30 a 10 :00; de 14:00 a 16:00 horas y de 18:00 a 20:00 horas) los intervalos variarán según la línea. Por ejemplo, a primera hora en la 1 y en la circular está previsto que pasen trenes cada seis minutos; en la 3, cada cinco; y en las líneas 2, 5, 8 y 9, cada ocho minutos. Cada siete minutos pasarán en hora punta por la mañana en la línea 4 y 10, mientras que la frecuencia será menor (cada 10 minutos) en la línea 7 y cada doce minutos en la línea 11. En la franja horaria de mediodía y tarde, también hora punta, las frecuencias serán más bajas, entre los ocho y doce minutos en todas las líneas.Los usuarios que peor salen parados son los de la línea 9B (parte de la línea 9 que hace el recorrido de Puerta de Arganda-Arganda del Rey), la de MetroNorte y Metro Ligero. En el caso de MetroSur, las frecuencias serán de 13, 16 y 17 minutos en franja de mañana, mediodía y tarde. En hora valle, por la mañana, los trenes pasarán cada nueve, diez o doce minutos; mientras que por la tarde, a partir de las 20:00 horas, la frecuencia comienza a disminuir, estando previsto para algunos tramos horarios, periodos de espera de 15, 20 y hasta 38 minutos (a final del día). A estas esperas, que afectarán a más de dos millones de personas, habrá que añadir las aglomeraciones producidas por la reducción de convoyes, y la repercusión en el resto de transportes públicos.