Marlaska prohíbe una fiesta de cumpleaños donde se iba homenajear a un etarra

El juez Fernando Grande-Marlaska ha prohibido esta tarde la celebración de una fiesta de cumpleaños en la herriko taberna de Algorta (Vizcaya) en la que se iba a homenajear al etarra Francisco Javier Gallaga Ruiz, condenado a 343 años de cárcel por el asesinato del sargento Miguel Angel Ayllón.

Marlaska, que se encuentra esta semana de guardia, ha adoptado esta decisión a petición de Dignidad y Justicia al comprobar que la convocatoria de este acto, previsto para las 20.30 horas de hoy, parte de la ilegalizada Askatasuna con el objeto de loar la "trayectoria criminal"de Gallaga "mediante la ficción de un aniversario estrictamente personal".

"Constituye un acto de homenaje y exaltación de su curriculum delictivo", por lo que de celebrarse supondría la comisión de un delito de enaltecimiento y justificación pública del terrorismo con menosprecio y humillación a las víctimas, señala el juez en el auto en el que prohíbe celebrar el cumpleaños de Gallaga.

Por ello, ha dado traslado de esta resolución a la Consejería de Interior del Gobierno vasco, a la Ertzaintza, y a la Policía y Guardia Civil para que "adopten las medidas necesarias"para evitar la celebración de este acto y comuniquen al juzgado "cualquier incidencia que pueda surgir".

El juez se basa en informes policiales que concluyen que la convocatoria, bajo el lema en castellano: "fiesta aniversario Xabier Gallaga, música, ambiente y sorpresa (...) Presos y refugiados. ¡A casa!", se hace desde la ilegalizada Askatasuna y "la persona a homenajear, bajo la ficción de celebrar su cumpleaños", es un miembro de ETA.

La cita es además en la herriko taberna "Amnistiaren taberna", en la calle Sarrikobaso de Algorta, "en clara referencia al apoyo de la amnistía para un miembro de la organización terrorista", según Marlaska.

En abril de 2006, la Audiencia Nacional condenó a 343 años de cárcel al integrante del "comando Andalucía"de ETA por facilitar los explosivos para el atentado perpetrado el 20 de mayo de 1996 contra un autobús del Ejército en Córdoba en el que murió el sargento Miguel Angel Ayllón.