Cine

El cartel de los malos augurios Carlos PUMARES

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Llegamos a la 58 edición del festival donostiarra, la última que dirigirá Mikel Olaciregi. El cartel anunciador de esta cita, aparte de no decir nada, es del todo horroroso. ¿Se trata, quizá, de una premonición sobre las quince películas a concurso que veremos por aquí? El palmarés incluye seis premios con la famosa Concha, más uno optativo, célebre en todos los certámenes, el especial del jurado, que este año preside Goran Paskaljevic y en el que está, entre otros, el actor José Coronado.
Para empezar, la correspondiente gala de inauguración, durante la que se programó el filme mexicano «Chicogrande», de Felipe Cazals. Un cineasta que posee numerosos premios internacionales en su haber, como el de Berlín por «Canoa», o la propia Concha de Plata, que obtuvo con «Los motivos de luz». Yo lo recuerdo hace muchos años en compañía de Arturo Ripstein por Madrid, entonces eran todavía un par de realizadores independientes, jóvenes y prometedores. Chicogrande se llama un general que busca a un médico para que le cure una herida de bala a Pancho Villa. Es una producción pobretona con un malvado militar americano para mostrar el celebérrimo instinto intervencionista de EE UU y el heroísmo de los revolucionarios mexicanos pero de forma muy torpe, incluidos varios «flash-backs» inútiles. Una cinta morosa de mejores intenciones que resultados.


Carlos PUMARES