Adele princesa de los Grammy

La 54ª entrega de los Grammy encumbró a Adele y a Foo Fighters por encima de Bruno Mars, Lady Gaga y Katy Perry, que fueron meros espectadores de una noche que no les pertenecía. La británica y la banda americana se hicieron acreedores de seis y cinco gramófonos respectivamente, convirtiéndose en los campeones de una noche emotiva en la que la presencia de Whitney Houston invadió los corazones de los presentes.

Oraciones por Houston
Adele triunfó con «Rolling in the Deep», que se coronó como la mejor canción y grabación del año. Así, no sorprendió que su disco se llevara el gramófono de álbum del año. Foo Fighters triunfaron con «Wasting Light» como mejor álbum de rock, mientras que su tema «Walk» fue destacada como mejor canción de rock y mejor interpretación de este estilo musical. Otros de los premios que se entregaron fueron para Chris Brown por el mejor álbum de R&B, Lady Antebellum, que se llevó el galardón al mejor álbum country, mientras que el de mejor interpretación rap fue para Jay-Z y Kanye West, por su tema en conjunto «Otis», aunque los raperos no asistieron a recogerlos. La ceremonia fue conducida por LL Cool J, quien comenzó pidiendo a los invitados que rezaran por Houston, fallecida la noche anterior. «Whitney, siempre te amaremos», dijo el presentador y músico. También destacó la presencia de Adele, quien volvía a cantar tras su operación de las cuerdas vocales. De entre las numerosas actuaciones destacaron las de Foo Fighters, primero con «Walk» y luego con «Rope», junto a Deadmau5; Coldplay, que interpretaron junto a Rihanna «Princess of China», además de «We Found Love» y «Paradise», por separado; Katy Perry y Nicki Minaj respondieron a las expectativas con actuaciones polémicas. Pero fue Adele quien demostró una vez más por qué triunfa: su representación de «Rolling in The Deep» sobria y sin adornos le valió una de las ovaciones de la noche. La otra gran actuación, que dejó al público con lágrimas en los ojos, fue la de Jennifer Hudson, que cantó «I Will Always Love You», en honor de Whitney Houston. Otro de los homenajes realizados fue el del cantante country Glen Campbell, además del regreso de The Beach Boys, quienes celebraron su 50º aniversario con Maroon 5 en el escenario.

 

Más tirón que los Oscar
Esta edición de los Grammy se ha convertido en la segunda más vista en la historia: congregó a más de 39 millones de espectadores frente al televisor en EE UU. Los resultados de audiencia fueron incluso superiores a los de la última edición de los Oscar, que fue vista por 37,6 millones de espectadores. «We Take Care of Our Own», de Bruce Springsteen (en la imagen), fue la primera actuación de la noche.