Eurocopa

Busquets: «Ahora ante todo humildad y prudencia»

Día libre hasta las seis; los jugadores de la selección descansan, abandonan por unas horas la disciplina del cuartel y coinciden con los periodistas en el centro comercial de Potchefstroom, punto de encuentro donde las tiendas y los restaurantes son el único atractivo de esta ciudad.

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

El primer grupo que entra a la pizzería es el del Barça, Xavi, Puyol, Iniesta, Pedro, Valdés y Sergio Busquets. Minutos después se incorporan a la mesa Ser- gio Ramos y Jesús Navas. Después de dos horas, entre espera, comida y sobremesa, Busquets atiende a LA RAZÓN. –Sergio, se les ve felices. –Lo estamos. Un sueño difícil de digerir es estar aquí en tan poco tiempo, y otro, culminarlo el domingo en la final. Ése es el sueño más grande. –¿Están cansados después de 45 días de concentración? –Queda un partido, el más importante; tenemos el objetivo ante nosotros y el cansancio a estas alturas no existe. Estamos sólo a un paso de la gloria. –Gracias al golazo de Puyol. –Se elevó muy bien. Si hay una persona que se lo merece es él. Nos hemos alegrado mucho. –El Barça ha sido protagonista en la semifinal: Puyol, Pedro... –También él tuvo una buena ocasión que se escapó por poco. Lo importante es la victoria, juegue quien juegue. –Y ahora, Holanda, el último escalón, ¿más fácil o más difícil que Alemania? –Si está en la final es porque se lo merece. ¿Miedo? No, respeto, co- mo a Alemania. Son selecciones parecidas. Los holandeses elaboran un poco menos, pero a la con- tra son más peligrosos. –¿Cambiará España? –Por qué. En la final no vamos a cambiar de sistema. Seguiremos jugando nuestras bazas como hasta ahora porque nos están dando las victorias. –Contra Alemania se vio a la mejor España del Mundial, ¿estaban más concentrados? –Fue el mejor partido porque los alemanes nos jugaron más abierto. Pero esperamos que el mejor partido todavía esté por llegar, y que sea el domingo. –El seleccionador alemán se deshacía en elogios hacia ustedes al final del encuentro. Le asombran sus mecanismos. –Nuestra filosofía es jugar rápido, darle velocidad al juego, juntar muchos jugadores por dentro y arriba ser muy habilidosos. –De ahí, a la victoria. ¿Cómo la celebraron? –Lo típico, abrazos, gritos, pero también con humildad y prudencia. Para el domingo queda todavía lo mejor. –A usted le está saliendo un magnífico Mundial. –Estoy muy contento, con muchas ganas de seguir haciendo historia y ganarlo.–¿Se siente, como dicen por ahí, realizado? –Me siento muy a gusto y bien tratado. –Si le dicen que el doble pivote es defensivo, ¿qué responde? –Que es una polémica injusta e innecesaria, surgida a raíz de la derrota. Xabi y yo hemos jugado todos los partidos sin perder el «tiqui-taca»; hay veces que él juega más adelantado que yo y otras en que me echa una mano. Nos asociamos con el resto. –¿Satisfecho con su rendimiento? –Contento con mi trabajo en todos los partidos y en esto también incluyo el de Suiza. –Pero su nombre sonó para una cuarentena. –Me lo tomé bien; no me sentí señalado. –Quien le ha señalado es Del Bosque, y de qué manera. Dice que le gustaría ser usted. –Es un orgullo que eso lo diga alguien como él, una leyenda en el fútbol y un excelente entrenador. –¿Y Guardiola? –Hay que ser agradecido con quien te ayuda y Pep me propició esta ocasión. –Y la está aprovechando, aunque le haya tocar sustituir a un pilar como fue Marcos Senna en la pasada Eurocopa. –Me llamó primero Del Bosque para integrarme cuando todavía estaba Marcos... Luego llegó la convocatoria y me sorprendió la llamada. Es una enorme responsabilidad, pero Senna y yo tenemos un perfil diferente. –De la selección española, del grupo, se hablan maravillas. ¿No se exagera? –Sólo puedo decir que he tenido suerte de estar en grupos que ha- cen vestuario. En la selección hay un gran ambiente y de mucha complicidad. –¿Dónde estaba hace dos años, el día de la final de la Eurocopa? –En la boda de un amigo, un compañero del filial. Lo recordamos como una anécdota porque no había televisión. –¿Su padre le ha guiado hasta aquí? –Siempre me ha dado buenos consejos. Sabe que soy un chico responsable y para mí ha sido muy importante en todos los aspectos. –¿Le ha servido ser hijo de futbolista –Carlos Busquets, su padre, fue el sustituto de Zubizarreta en el «Dream Team» del Barça– para llegar? –Hubiese sido futbolista si él no lo hubiera sido; pero, claro, seguí su trayectoria... –Y se desvió... –¿Cómo? –Sí, su padre era portero. –Ya, pero yo nunca jugué en esa posición, siempre jugador de campo. –¿Porque los porteros tienen fama de locos? –¡Ja, ja! Eso es una leyenda urbana. Mi padre está muy cuerdo y Casillas, Valdés y Reina son tres tipos normales. –¿Han tenido que estar muy pendientes de Casillas por todo lo que rodea su vida privada? –Casillas es muy serio. Nos hemos mantenido al margen, pero no le ha influido en ningún momento. –¿Tampoco la convocatoria de Valdés? –Eso son debates que hay que sacar, pero entre nosotros no ha existido. –Hay ocho jugadores del Barça en la selección; si ficharan a Mata, Cesc y Torres, once, un equipo. Tendrían que jugar en el Camp Nou con «La Roja»... –O «La Roja» de azulgrana, ¡ja, ja! Cesc, Mata y Torres son tres grandes jugadores, pero habrá que respetar que están en otros clubes. Lo importante, no obstante, es que salgan jugadores de la cantera, es lo bonito del fútbol. –¿Qué le pide Del Bosque en el campo? –Lo que Guardiola, si acaso, me da más libertad para subir. –¿Qué piensa de las opiniones de Luis Aragonés? –Que son muy respetables porque se tiene bien ganado el derecho a opinar. –Si Yayá Toure, su ya ex compañero, ha sido vendido al Manchester City por 32 millones, ¿cuánto vale usted? –Nada, no estoy en venta y no ten- go intención de moverme de donde estoy. –Una última cuestión, David Villa, ¿qué le parece su fichaje por el Barça? –Que nos vamos a beneficiar todos seguro; él con nuestro juego y nosotros con su movilidad y sus goles.La inteligencia hecha futbolistaEn dos años, la vida de Sergio Busquets, hijo de Carles, suplente de Zubizarreta en el «Dream team», ha dado un giro radical. Comenzó la temporada 2007-08 en el filial del Barça, después de brillar con luz propia durante su paso por el juvenil. Guardiola, que debutaba entonces como técnico, le dio una oportunidad en el Barça Atlètic a aquel espigado chaval de casi 1,90. No entró en el once hasta la duodécima jornada, pero desde entonces su progresión ha sido meteórica. Ascendió con el filial, en el que fue pieza fundamental, y se ganó una plaza en el primer equipo de la mano de Guardiola. Ganó seis títulos en su primer año y en abril de 2009, Del Bosque le dio la oportunidad con España y se quedó prendado. Busquets destaca por su tranquilidad con el balón en los pies y su increíble sentido táctico, una cualidad que le hace ser muy apreciado por los técnicos.