La crisis energética abre una puerta a la esperanza a Garoña

Los más de mil trabajadores y familias que dependen de la central nuclear burgalesa de Santa María de Garoña ya empiezan a vislumbrar una puerta abierta a la esperanza y ven el horizonte con mayor optimismo, a pesar de que el ministro de Industria, Miguel Sebastián, asegurara el pasado miércoles en el Congreso que esta planta se cerrará en 2013, como está previsto

Dos trabajadoes de la central nuclear de Santa María de Garoña durante una revisión
Dos trabajadoes de la central nuclear de Santa María de Garoña durante una revisión

Y es que la crisis energética mundial, escenificada en la subida del petróleo debido a las revueltas populares que están azotando a algunos de los países de Oriente Próximo, así como las últimas medidas de ahorro energético que está tomando el Gobierno de España, como la de reducir la velocidad máxima en autovías y autopistas a 110 kilómemtros por hora, podrían dar la vuelta a esta decisión que, según desveló ayer Televisión Castilla y León, el Gobierno de España está pensando seriamente.

Además, la semana pasada se aprobaba una enmienda a la Ley de Economía Sostenible por la que se permite alargar la vida útil de las centrales nucleares más allá de los cuarenta años. Una noticia también positiva para los trabajadores de la planta burgalesa, que el pasado miércoles pedían una vez más en las Cortes de Castilla y León durante el pleno la continuidad de lacentral nuclear.

Y es que esta prórroga podría estar sujeta al informe único del Consejo de Seguridad Nuclear, algo que favorece a los intereses de esta planta puesto que en el último informe ya se garantizó la seguridad de Garoña al menos durante diez años más.

Proposición no de Ley

Además, esta semana, las Cortes de Castilla y León aprobaban, con el apoyo del PP y el Grupo Mixto, y los votos en contra del PSOE, una propisición no de Ley con la que se insta a la Junta de Castilla y León a que reclame al Gobierno de España que reconsidere su postura de poner el candado a Garoña dentro de dos años. Algo que el presidente Herrera ya ha pedido por carta a Rodríguez Zapatero en varias ocasiones sin obtener respuesta.

Desde el Grupo Parlamentario Popular reclaman también a los socialistas de esta Comunidad que no sigan las directrices del partido en Ferraz y se rebelen contra ellas en defensa de los intereses de Castilla y León y de los más de mil trabajadores y familias que dependen de la continuidad de la central nuclear de Garoña más a llá del año 2013.