El presidente de Renfe prevé que la compañía será rentable a medio plazo

Renfe alcanzará la rentabilidad a medio plazo pese a las pérdidas previstas en 2013 en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado por la absorción de FEVE, ha dicho hoy a Efe su presidente, Julio Gómez-Pomar.

Antes de participar en un encuentro del Hay Festival de Segovia, Gómez-Pomar ha recordado, en una entrevista concedida a Efe, que 2011 se cerró con unas pérdidas de unos 330 millones de euros, mucho más elevadas de lo que se pensaba cuando se analizó la situación en la que se encontraba la compañía.

De ahí que la dirección de la compañía ferroviaria elaborase un presupuesto con un pequeño beneficio para este año, que finalmente se cerrará con una "pequeña pérdida"en torno a 17 millones de euros, ha matizado su presidente.

Gómez-Pomar ha subrayado que "hay que poner en valor"el hecho de que su equipo haya reducido pérdidas en lo que considera "un esfuerzo muy importante en la compañía", mientras que el presupuesto de 2013 "es un escenario muy diferente porque Renfe absorbe una parte muy importante de FEVE", los ferrocarriles de vía estrecha.

De acuerdo con los datos que maneja Renfe, FEVE tiene unas pérdidas elevadas, que se prevé que este año superen los 130 millones de euros.

De ahí, en opinión de Gómez-Pomar, que Renfe vaya a hacer "un enorme esfuerzo, durante 2013, para absorber este déficit", con la idea de "dar la vuelta a medio plazo a esta situación que se deriva de juntar dos compañías", aplicando para ello sus criterios de "gestión y optimización"y para tratar de que la rentabilidad llegue al final de la legislatura.

Según el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2013 entregado ayer al Congreso, se prevé que Renfe tenga pérdidas de 171,8 millones de euros.

"El de 2013 es un presupuesto que presenta inicialmente unas pérdidas, como consecuencia de la absorción de FEVE, pero iremos invirtiendo la situación", ha recalcado el presidente de Renfe.

A su juicio, se trata de gestionar la situación en un escenario de liberalización, con reordenación de la compañía, en la confianza en que, a medio plazo, salga saneada en condiciones de competir y haciendo las reformas estructurales que necesita el sector ferroviario.

En cuanto a las relaciones laborales, el presidente de Renfe ha dicho que se está "abriendo camino"con los principales sindicatos, UGT y CCOO, y se intenta trasladar esta tónica al sindicato de maquinistas, con el fin de que mejoren las negociaciones.

El presidente de Renfe ha aclarado que de lo que se trata de trasladar a los trabajadores es que, en todos los sectores donde se ha producido en España, "la liberalización ha traído más trabajo y más crecimiento, como en las telecomunicaciones o la distribución carburantes".

A juicio de Gómez-Pomar, que haya competencia en el sector ferroviario y que alguien pueda tomar un AVE de Renfe o de otra compañía "nos estimulará a todos, traerá innovación, desarrollo, crecimiento, y fortalecerá la compañía".

Su mensaje a los trabajadores es que "tienen que estar tranquilos, van a tener oportunidades de trabajo y habrá una Renfe más fuerte e importante en el futuro".

Gómez-Pomar ha confirmado que Renfe, junto a un importante consorcio de otras empresas españolas, entre ellas Talgo, va a presentarse al concurso que convoque el Gobierno brasileño para llevar a cabo la alta velocidad entre Sao Paulo y Río de Janeiro.

Renfe, según su presidente, aspira a que, igual que se ha registrado un gran éxito en Arabia Saudí con la adjudicación a un grupo de empresas españolas, incluida la operadora, de un contrato por más de 6.700 millones de euros para construir un tren de alta velocidad entre La Meca y Medina, se pueda competir ahora en este sector en Brasil.

Brasil, en opinión de Gómez-Pomar, "es un escenario que resulta mucho más próximo culturalmente, frente a la complejidad del contrato de Arabia Saudí".