En su salsa

Director: Elliot Lester. Guión: Nathan Parker, según la obra de Ken Bruen. Intérpretes: Jason Statham, Paddy Considine, Aiden Gillen. GB, 2011. Duración: 97 minutos. Acción.

En su salsa
En su salsa

La primera secuencia de «Blitz» lo presenta en su salsa, despertándose en plena noche de una siesta regada en alcohol y dispuesto a repartir justicia sin que medien las palabras. Se trata, pues, de fidelizar a los fans de Jason Statham ofreciéndoles, eso sí, algo nuevo: después de todo, da la impresión de que la película ha nacido para limpiar la imagen de Statham, para darle ese toque de distinción que muchos héroes de acción necesitan para legitimar su carrera cuando el puño les duele de tanto dar mamporros.

Definida la contundencia del personaje, se impone integrarlo en un contexto más exigente que de costumbre, más dominado por el relato y menos por el cine de atracciones. Se le obliga a congeniar con un policía gay pero de principios igual de estrictos que los suyos y se les marca a ambos un objetivo: cazar a un asesino en serie de policías, que, siendo lo mejor de la función, sería presa fácil en cualquier película que tuviera dos dedos de frente, cosa que no ocurre aquí. Mezclen el género de justicieros urbanos con el «thriller» de psicópatas y se harán entonces una idea de lo que es este artefacto arrítmico, tópico hasta decir basta, que no habría deslucido en una edición directa a DVD.