El alcalde de Santa Pola ve pocos los 843 años de cárcel para los dos etarras por el atentado

El alcalde de Santa Pola (Alicante), el popular Miguel Zaragoza, ha considerado hoy "pocos"los 843 años de cárcel que ha impuesto la Audiencia Nacional a los dos etarras que mataron a una niña y un adulto hace diez años en la localidad y ha pedido que los condenados no disfruten de "ningún tipo de favor".

En declaraciones a EFE, Zaragoza se ha pronunciado sobre la condena a los etarras Oscar Zelarain y Andoni Otegi por el atentado con bomba cometido contra el cuartel de la Guardia Civil en Santa Pola (Alicante) el 4 de agosto de 2002, en el que murieron una niña de 6 años y un adulto.

"El Estado democrático ha vencido finalmente al terrorismo tras una larga espera, pero se le ha podido poner cara a las personas que pusieron la bomba", ha destacado.

"843 años (de cárcel) me parecen pocos, y por lo menos que cumplan los 20 años íntegros y que no tengan ningún tipo de favor", ya que "tienen que meditar que segaron la vida a dos personas inocentes", ha dicho.

El alcalde ha puesto de relieve que "el sistema democrático está instaurado en el País Vasco, al igual que en el resto de España", desde hace muchos años y que, por lo tanto, los terroristas "no tenían nada por lo que luchar".

"Tenían la libertad completa de la que disfrutamos todos los españoles: Era una sinrazón y (ahora) que reflexionen y que tengan la dignidad de pedir perdón a las familias", ha urgido.