Mohamed VI obligó al Gobierno a parar vuelos militares a Alhucemas

El rey alauí protestó ante el Estado Mayor por la cercanía de un helicóptero a su yate

El Gobierno ordenó detener los vuelos de abastecimiento a Alhucemas para no alterar las vacaciones del rey alauita (PULSE EN «DOCUMENTO» PARA DESPLEGAR EL GRÁFICO)
El Gobierno ordenó detener los vuelos de abastecimiento a Alhucemas para no alterar las vacaciones del rey alauita (PULSE EN «DOCUMENTO» PARA DESPLEGAR EL GRÁFICO)

MADRID- El Peñón de Alhucemas, a 300 metros de la costa marroquí y a 80 kilómetros de Melilla, es uno de los territorios españoles frente al país magrebí. En sus 15.000 metros cuadrados alberga una guarnición militar, formada por regulares o legionarios melillenses que se turnan en la defensa de la pequeña parcela de España. Para abastecerlos hay un helicóptero expresamente dedicado que desde Melilla vuela hasta el Peñón, sobrevolando territorio y aguas marroquíes en virtud de un acuerdo firmado hace dos décadas. La semana pasada, el helicóptero realizó dos vuelos entre la ciudad autónoma y el islote, según señalaron fuentes militares a este periódico. Uno a principios de la semana y otro a finales, para abastecer y para llevar personal civil encargado de hacer unas reparaciones en el destacamento. Pero se da la circunstancia de que durante esos días navegaba por la zona, en el yate de un amigo, el rey Mohamed VI de Marruecos, disfrutando de unos días de descanso. El vuelo de principios de semana provocó la ira del monarca alauí, que llevó a que el Gobierno del país vecino llamara al español para pedirle explicaciones acerca de si eran maniobras militares, por la baja cota a la que volaba el helicóptero, algo muy habitual en estos desplazamientos. El Ejecutivo, a través del Estado Mayor de la Defensa, pidió disculpas por la molestia ocasionada al jefe de Estado marroquí. Pero a finales de la semana se repitió la situación y de nuevo se produjo una protesta por parte de Rabat que provocó algo más que una disculpa. El Gobierno dio instrucciones para que se suspendieran los vuelos entre Melilla y Alhucemas hasta nueva orden. Mientras esta nueva orden estaba vigente, las cúpulas militares de ambos países mantuvieron negociaciones para rebajar la tensión y llegar a un acuerdo que no dejara Alhucemas sin abastecimiento y se pudieran llevar a cabo los relevos previstos. La solución no se alcanzó hasta ayer, cuando las negociaciones emprendidas tras la segunda protesta depararon en un nuevo acuerdo y el permiso del Gobierno magrebí para que se retomaran los vuelos de abastecimiento y relevo del personal sobre territorio del país vecino. La solución del contencioso, que ha vuelto a elevar la tensión entre ambos países por enésima vez, se produjo dentro de los plazos previstos para proceder al relevo de la guarnición militar del Peñón, lo que ha evitado un problema mucho mayor para los efectivos encargados de la defensa del pequeño territorio español y para sus responsables en Madrid. Así, restablecida la normalidad en ambos lados del Mediterráneo, los militares han podido ser relevados y los empleados civiles que acudieron a hacer una serie de reparaciones en las instalaciones militares trasladados.España tiene frente a la costa marroquí siete territorios: el islote de Perejil, el Peñón de Vélez de la Gomera, el Peñón de Alhucemas con las islas de Tierra y Mar, la Isla de Alborán y las Islas Chafarinas, que también cuentan con un destacamento militar permanente.

7,5 millones de euros para Rabat- El Gobierno de Marruecos ha puesto en marcha un proyecto de desarrollo humano cuya «única referencia» son las ideas del Rey Mohamed VI, según informaron las autoridades del país magrebí. Este proyecto, «totalmente marroquí», cuenta con 2.000 millones de dirhams (más de 180 millones de euros) procedentes de la cooperación internacional. España aporta 7,5 millones de euros mediante conversión de deuda. - Por otro lado, el presidente de Melilla, Juan José Imbroda, pidió ayer al Gobierno que le diga a Marruecos que «quite» a los «30 o 40 activistas» que «de vez en cuando, alborotan la frontera», informa Ep. «Van a estar ahí y van a producirse estos hechos hasta que Marruecos quiera, y cuando Marruecos quiera, se elimina y ya está», subrayó.

CRONOLOGÍAPerejil El conflicto diplomático desencadenado por la invasión marroquí del islote de Perejil, el 11 de julio de 2002, fue el detonante de sucesivos enfrentamientos entre la diplomacia española y la marroquí. Un mes antes las autoridades marroquíes expulsaban a una delegación española de Alauin.

Huelga de Haidar Marruecos marcó un gol a España en la expulsión a Lanzarote de Aminatu Haidar. La huelga de hambre de 32 días que mantuvo la activista saharaui supuso una de las peores crisis diplomáticas y un terrible quebradero de cabeza para el Gobierno de Zapatero. Embajador saharaui El nuevo embajador del Reino de Marruecos en España, que aún no ha tomado posesión, será Ahmedu Ould Souilem. De orgien saharaui, fue uno de los fundadores del Frente Polisario. Aún no ha presentado las cartas credenciales, pero su nombramiento ha sido aprobado por el Ejecutivo de Zapatero.

ReivindicaciónSólo en el mes de abril, el régimen de Rabat expulsó a 70 cristianos, algunos españoles. El primer ministro alauí, Abas El Fasi pide un «diálogo» que acabe con la «ocupación» de Ceuta y Melilla y considera «anacrónico» que España les «niegue» las dos ciudades.