Libros

Elisabetta Canalis: «Más que un juicio parece una telenovela»

La italiana que le robó el corazón a George Clooney se sincera en una entrevista con LA RAZÓN sobre el trabajo, el amor, la familia y el juicio de Berlusconi

Elisabetta Canalis: La modelo que no pudo tener Berlusconi
Elisabetta Canalis: La modelo que no pudo tener Berlusconi

Durante más de dos años fue la mujer más envidiada de medio mundo. La musa de Cavalli, la italiana que conquistó al eterno soltero de oro de Hollywood y le dejó porque no encajaba en sus planes de futuro, Elisabetta Canalis, concede una entrevista en exclusiva a LA RAZÓN coincidiendo con la celebración del juicio contra Berlusconi por el caso Ruby, en el que el ex presidente del Gobierno italiano está acusado de inducción a la prostitución de menores y abuso de poder. Su nombre, junto al de George Clooney, estaba supuestamente en la lista de testigos llamados ayer a declarar, pero ninguno se presentó en la sala del Palacio de Justicia de Milán. Así, al ser preguntada si había hablado con su ex sobre este asunto, responde: «Sólo puedo hablar por mí. Creo haber aclarado que soy ajena a esos hechos. En este momento veo lo que pasa como los demás italianos. Más que un proceso, esto parece a una telenovela».

Una mujer todoterreno
Según ha podido conocer este diario, el verse involucrada en un tema así le cayó como un jarro de agua fría: «Le pilló de improvisto. Es un despropósito», asegura una persona cercana a la modelo, que subraya una imagen de profesional intachable, alejada de los excesos. Modelo, actriz, presentadora... Es una mujer imparable. Desde su ruptura con Clooney ha dado un vuelco a su vida y vive a caballo entre Italia y Hollywood: «La moda ha sido siempre una parte importante de mi trabajo, sobre todo ahora que vivo la mitad del año en Estados Unidos y que he dejado mi carrera en la televisión italiana. Estudio improvisación y también intento mejorar mi inglés para tener una oportunidad aquí», declara por teléfono desde EE UU. Ha colaborado con Cavalli, Lancia, Pantene, Philipp Plein, Ferrero Giotto, Reebook... y asegura que todavía tiene en el tintero proyectos con los que sorprender: «Amo este trabajo, y considero una suerte realizarlo, además, viajo por el mundo, y conozco personas y culturas diferentes. Mientras tenga la posibilidad de hacerlo, no voy a parar».

Pese a ser una de las mujeres más codiciadas del mundo tanto por el sector de la moda como el de la televisión, rebosa humildad y modestia. Así, asegura que, nunca se ha considerado una supertop, «siempre he trabajado como conductora de programas televisivos. La moda llegó por eso. Cuando tenía 20 años y empezaba a trabajar como modelo, siempre me descartaban: ‘‘Tienes los cabellos demasiado oscuros'', ‘‘eres muy rubia'', ‘‘muy gorda'', ‘‘demasiado flaca'', algunos ni me hacían el casting. Pero no perder la esperanza y lograr mis metas fue mi venganza». La confianza en sí misma la ha llevado a lo más alto, aunque, como todo humano, también desearía cambiar algo de sí misma: «Es cierto que le daría una buena reducción a mis incisivos. Eso sí, sería la única cosa que cambiaría de mí».

Según cuenta, sus compromisos profesionales apenas le dan un respiro aunque siempre que puede hace un hueco para la familia, a la que considera un elemento «fundamental. Sin ellos no sería nada. Tal vez por eso, antes de crear la mía propia debo estar segura del hombre con quien la construiré», afirma, y añade: «Tiempo para el amor tengo mucho y tendré siempre... Sólo me falta un novio». Sus únicos compromisos, de momento, son los solidarios y la lucha por el derecho de los animales.

Con sangre española
Así, está volcada socialmente con la organización PETA (www.peta.org), de la que es imagen mundial en la lucha contra las industrias peleteras. «Nunca me vestí con pieles. Siempre las rechacé. Creo que los jóvenes deberían considerarlas inútiles».

Y, consciente de los problemas económicos, antes de acabar la entrevista, no duda en enviar un mensaje de ánimo y esperanza para España, país al que está vinculada por motivos de trabajo: «Este año, por primera vez, he posado para un pintor español que aprecio mucho, Domingo Zapata. Fue una experiencia maravillosa», comenta, y añade: «Durante el ‘‘shooting'' de Pantene en Madrid, me enamoré de la ciudad. Siempre tuve una conexión especial con España. Además, el idioma hablado en Sardinia, la isla de donde provengo, es el español porque fuimos una colonia. Digamos que en mis venas corre sangre hispana. Os llevo en el corazón.»

George Clooney planta a Silvio
El actor, que había sido citado a declarar por la defensa de Berlusconi en el caso Ruby, comunicó ayer que había sido invitado con poca antelación. «¿Le parece posible que en menos de una semana se pueda contactar con un actor estadounidense?», declaró la fiscal Ilda Boccassini durante el juicio. Según ha podido conocer este periódico, ni el intérprete ni Canalis tienen algo que ver con el caso. Sólo estuvieron en el lugar equivocado en el momento inoportuno.