Libros

Juan Ribó luce tipazo y presume de Pastora Vega por Jesús Mariñas

Silvia Marso y Pastora Vega, en la presentación de «Orquesta de señoritas»
Silvia Marso y Pastora Vega, en la presentación de «Orquesta de señoritas»

E s tiempo de añoranzas escénicas. Cualquier tiempo –o montaje– fue mejor. O eso fue lo que pensé al ver a Carmen Machi. Recrea a la sublime Mary Carrillo junto a Enrique Diosdado en «¿Quién teme a Virginia Wolf?» Marcó una época, a diferencia del trabajo de Machi, desorientada en su personaje de alcoholizada. Mejor resulta el «revival» de «Orquesta de señoritas», de Anouilh. Natalia Figueras solía traducirlo junto al entrañable Antonio Olano. Ahora lo actualiza Juan Carlos Pérez de la Fuente. Ha conseguido transformarlo en un homenaje al cuplé. ¡Qué tiempos aquellos! Aprovecha para recuperar la figura casi inédita de Álvaro Retana, creador que, además de figurista con el talento de José de Zamora o Vitín Cortazo, hizo letras cupleteras como «Ven y ven» o «Batallón de modistillas». Diseñaba al aire de Erté y Esparza, continuó años después para Celia Gámez, un trabajo que alternó con el prestado al gran Balenciaga.

Todo eso está presente en el montaje de Pérez de la Fuente –inolvidable es todavía sus «Padres terribles» que enfrentó a Nati Mistral con Amparo Rivelles–. El patetismo del texto queda aliviado por un aderezo revisteril con todos los hombres en plan travesti. Juan Ribó luce tipazo, Víctor Ullate Jr. está inmenso y Juan Carlos Naya magistral, como siempre, en su personaje tragicómico que no llega al ridículo. José Manuel Parada sí añoró el «remake» casi paródico de Ángel Pawlosky. El «Banderita tú eres roja» con letra de Muñoz Seca supone una apoteosis.

Está encabezada por el experto Fernández Montesinos y posee una concurrencia profesional como pocas veces se ha visto. Hay figuras de todos los tiempos, desde Carmen Bernardos, que presume de ochenta y muchos, a Julita Martínez y María José Alfonso, preguntándome: «¿A quién le doy el pésame por la muerte de Carlitos (Larrañaga)?. «Me pasó lo mismo que a usted», repliqué ante la imponente Beatriz Trapote. Sigue feliz con Víctor Janeiro pero sin hablar de matrimonio. «Me llevo de película con su madre Carmen, que es una buenaza», declara. Estrena un programa radiofónico con el veterano Álvaro Luis: «Ya hice pinitos con Julio César Iglesias», aclaró ante Miguel del Arce, el director de moda. Pastora Vega se comía las uñas en la quinta fila y recomendaba: «Reír si tenéis ganas»; Massiel, sentada una fila por delante, tomó nota, mientras que Silvia Marsó estaba irreconocible. Naya evitó saludar, estaba ansioso por ir a fumar. Un gran espectáculo: rebosa morbo, humor y nostalgia. Pérez de la Fuente lo firma.