Espías paquistaníes participaron en los atentados de Bombay

Los servicios de inteligencia de Pakistán colaboraron en la preparación de los atentados terroristas en la ciudad india de Bombay de noviembre de 2008, en los que murieron 166 personas, según documentación clasificada del Gobierno de la India a la que ha tenido acceso el diario británico "The Guardian".

En el informe de 109 páginas que cita hoy este periódico se recoge el interrogatorio a uno de los sospechosos principales, David Headley, un militante estadounidense de origen paquistaní arrestado el año pasado en Estados Unidos, que dio detalles sobre la implicación del servicio secreto paquistaní ISI en los atentados.

Headley describió docenas de encuentros entre oficiales del ISI y responsables del Lashkar-e-Taiba (LeT), el grupo terrorista responsable de los atentados de Bombay. En el interrogatorio, el sospechoso afirmó que el servicio secreto paquistaní buscaba con esta colaboración impulsar las organizaciones paramilitares con fuertes conexiones con el Gobierno de Pakistán, que estaban quedando marginadas con la proliferación de grupos más extremistas.

Headley, que se encargó de la vigilancia de los objetivos para la preparación de los atentados, dijo además que al menos dos de sus misiones fueron parcialmente financiadas por el ISI y que él enviaba informes a la agencia de espías de forma regular. Sin embargo, los documentos sugieren que la supervisión de los colaboradores por parte del ISI era con frecuencia caótica y que la mayoría de oficiales superiores de la agencia desconocían la magnitud de la operación hasta que se produjo.

Más de 160 personas fueron asesinadas por el LeT, cuyos militantes llegaron a Bombay por la costa para atacar hoteles de lujo, un centro judío, una cafetería, un hospital y la estación de tren más importante de la ciudad. Los ataques fueron foco de atención informativa durante días y dañaron la ya difícil relación entre la India y Pakistán.

Los servicios de inteligencia europeos y estadounidenses temen ahora que el LeT, organización que cuenta con miles de militantes en sus filas, docenas de campos de entrenamiento y logística, amplíe su área geográfica, tradicionalmente limitada al Himalaya y al estado indio de Cachemira, y prepare ataques contra los intereses de los países occidentales.