CAM liderará el tercer grupo financiero de cajas con 135000 millones de activos

La presidencia recae en manos de Modesto Crespo, mientras que el resto de cargos ejecutivos serán de las otras cajas.

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

MURCIA- Tras mucho tiempo de supuestas negociaciones con distintas cajas, incluso de haberse especulado un futuro con cajas predominantes en la zona del Levante (como Cajamurcia o Bancaja), finalmente Caja Mediterráneo (CAM) acordó la creación de un Sistema Institucional de Protección (SIP) con Cajastur, Caja Extremadura y Caja Cantabria. Los presidentes y directores generales de las entidades suscribieron ayer un protocolo de intenciones, que ha sido presentado al Banco de España. Los consejos de administración de las cuatro entidades se reunirán mañana para aprobar la operación, y si se cumplen las previsiones, esta misma semana se podría dar por concluida la operación.En ese caso, el grupo constituido será el tercero más importante del país, tras La Caixa y Caja Madrid, y el quinto del sector financiero español, con un volumen de activos superior a los 135.000 millones de euros, un volumen de negocio en torno a 177.000 millones y unos recursos propios computables de más de 10.000 millones de euros.El SIP estará participado en un 40 por ciento por CAM, en otro 40 por ciento por Grupo Cajastur, en un 11 por ciento por Caja Extremadura y el 9 por ciento restante por Caja Cantabria. El consejo de administración de la nueva entidad, formado por doce miembros, estará presidido por Modesto Crespo (presidente de CAM), mientras que sus homólogos de Caja Extremadura (Víctor Bravo ) y Caja Cantabria (Enrique Ambrosio) serán vicepresidente primero y segundo, respectivamente, y el de Cajastur, Manuel Menéndez, será consejero delegado.Así, la caja alicantina pone punto y final a su camino en solitario como cuarta caja de ahorros española en tamaño y a dos intensas semanas de negociaciones con otras entidades para llevar a cabo una unión.El presidente territorial de la CAM en Murcia, Ángel Martínez, afirmó a LA RAZÓN que esta unión es una «excelente noticia tanto para la Región de Murcia y Comunitat Valenciana porque no hay una coincidencia territorial, por lo tanto no tiene ningún coste social, y permite reforzar la posición de CAM y el resto de cajas en el contexto del país».«Se ha realizado un buen trabajo porque se ha conformado una entidad financiera capaz de asumir los retos que vienen y que son muy importantes», subrayó Martínez. El objetivo de esta operación es «fortalecer y crear un grupo financiero fuerte en un momento de dificultad como el actual, en la que hace falta fortaleza y capacidad para salir al exterior», según explicó el presidente territorial de la CAM en Murcia.A pesar de la unión, cada entidad operará en su territorio natural con su marca actual, aunque el grupo financiero constituirá un Banco con sede en Madrid para actuar de forma conjunta en el resto del territorio nacional y, en principio, no habrá una unificación de marca.De este modo, cada caja mantendrá su independencia, es decir, su personalidad jurídica, los niveles de empleo, sus órganos de gobierno y obra social, así como la toma de decisiones en el ámbito de negocio minorista. Las cajas tan sólo compartirán las políticas de riesgos, tesorería, calificación crediticia, control interno y requerimientos regulatorios. Uno de los factores positivos del acuerdo es la complementariedad de redes comerciales y oficinas, que supone un reforzamiento de la actividad en mercados relevantes como Madrid, Cataluña, Andalucía y Galicia. No obstante, las sucursales que tengan en estos momentos Cajastur, Caja Extremadura y Caja Cantabria en el territorio histórico de la CAM se integrarán en la red de la entidad alicantina, y a la inversa.Martínez explicó a este periódico que «todavía no ha terminado el baile de sumas» y dijo que esta unión «no tiene por qué ser la única», dado que el 15 de junio es la fecha tope marcada por el Banco de España para aquellas entidades que quieran fusionarse o unirse.