Un error en la medicación mata a una recién nacida

La niña recibió una inyección destinada a su madre. El centro dice que «es un error que puede cometer cualquiera».

.
.

La historia se repite. Si hace un año, en el Gregorio Marañón de Madrid, un «terrorífico error» de una enfermera acababa con la vida de Rayán, el hijo de la primera víctima de la gripe A, ahora un «accidente» en el hospital ha matado a un bebé nacido sano el sábado. Ocurrió en el Hospital Arquitecto Macide de Ferrol (La Coruña), y ayer los responsables del centro y de Sanidad de la Xunta lo reconocieron. Esta vez, el fallo estuvo en administrar a la recién nacida una inyección destinada a su madre: un vasoconstrictor. Pese a que el error se detectó de inmediato, la niña murió el lunes. Así lo explicaron los responsables de los servicios de Ginecología y Obstetricia y de Pediatría, Javier Martínez Pérez-Mendaña y Ramón Fernández Prieto.

El hospital señaló que en el momento del suceso estaba presente todo el equipo para atender el parto (dos ginecólogos, un pediatra, una enfermera y una matrona), y que todo transcurrió con normalidad durante el alumbramiento. Poco después, los médicos prescribieron a la madre el medicamento para evitar hemorragias y «alguien», por un «error que puede cometer cualquiera», se lo dio a la pequeña.

Los paralelismos de este caso con el del bebé prematuro Rayán son abundantes. Como entonces, el hospital ha reconocido el error. Para la presidenta de la Asociación El Defensor del Paciente, Carmen Flores, quien ya ha pedido a la Fiscalía gallega que investigue el caso, «los hospitales sólo admiten estos fallos cuando el responsable es un enfermero, no un médico».


La «maldición» del fin de semana
La pequeña fallecida en Ferrol nació el sábado. Un hecho que puede parecer baladí, pero que, de acuerdo con el Defensor del Paciente, no lo es. Su presidenta señala que, «aunque no tenemos un estudio, llegan más quejas de errores ocurridos en fin de semana, vacaciones o puente, cuando hay menos personal». También fue un domingo cuando un error de enfermería mató al bebé Rayán en Madrid.