África

Mohamed El Baradei: El desconocido entre la masa

Tras concluir su etapa como director de la Organización Internacional de la Energía Atómica en noviembre de 2009, Mohamed El Baradei emergió como una alternativa a Hosni Mubarak que garantizaría la continuidad de un Estado laico.

 
 

Nacido en 1942, estudió Derecho en la Universidad de El Cairo y empezó su carrera diplomática en 1964. Ha trabajado la mayor parte del tiempo en el extranjero como represenante de su país en las delegaciones de Naciones Unidas de Nueva York y de Viena. Ganó popularidad en las sociedades árabes por su oposición a la Guerra de Irak y su enfrentamiento con la Administración Bush por la acusación de que Sadam Husein poseía Armas de Destrucción Masiva. En 2005 obtuvo el Premio Nobel de la Paz.

Ni su trayectoria diplomática, ni sus cuidados modales o su prudente retórica le convierten en un líder revolucionario creíble o un inspirador de las masas. Desembarcó en El Cairo el jueves para participar en la gran manifestación del viernes, pero quienes le conocen aseguran que no le gustan las aglomeraciones. Tampoco es un buen orador. El Baradei representa una esperanza para la clase media alta que se siente frustrada con la falta de libertades que ha deparado el régimen egipcio, pero es prácticamente un desconocido entre los millones de desesperados que sobreviven con dos dólares al día.