Urdaci desmiente que asesore a Iñaki Urdangarín por Jesús Mariñas

Iñaki Urdangarín, este jueves, a la salida del Liceo francés, donde estudian sus hijos
Iñaki Urdangarín, este jueves, a la salida del Liceo francés, donde estudian sus hijos

Ambiente más festivo que entregado en la presentación social y multitudinaria del primer libro de José Bono titulado «Les voy a contar» (Planeta). No faltaron Jordi García Candau, Jaime Peñafiel, siempre con un impecable nudo en la corbata estilo Windsor, y Álvaro Luis, que está feliz con la incorporación de Beatriz Trapote al más veterano programa de la radio. Alfredo Urdaci me desmintió el rumor que lo sitúa asesorando –¡pásmense!– a Iñaki Urdangarín. «Sigo con ‘‘El pocero''. ¿Por qué siempre me cuelgan algún muerto?», afirmó. El caso está muy vivo y sigue más que coleando a la espera de que los Duques de Palma se cambien de casa. Aunque no se dan mucha prisa, afirmaron unas personas cerca de una María Zurita que sorprendió, igual que la deportiva indumentaria de Cristina Garmendia, que acudió con mucha lana durante una tarde tan calurosa que hizo sudar a los asistentes. Se le notó a Felipe González, con una camisa rosa escogida por Mar García Vaquero. Su cuñado Pedro Trapote cogía amorosamente el libro recién comprado. Lo observó Jaime Lissavetzky, que fue de los más asediados por las cámaras. García Candau, por su parte, habló de su presunta implicación: «No he metido la mano ni la pata», aseguró muy serio, porque el tema no admite bromas. Va de presunción y mantuvo que su dirección en la televisión de Castilla-La Mancha, tan conocida por Bono, fue impecable. También comentaba ante Amelia Bono, lo que su madre me dijo durante el homenaje al padre Ángel, ya recuperado del faenón que le hizo Ana Obregón al fallarle como presentadora: «Irá al infierno, padre», azucé. «Qué va, ya está muy lleno», me dijo con su sonrisa, mientras la delgada niña Bono, la única de sus hijos que concurrió y lo hizo con su esposo, Manuel Martos, echaba más leña al fuego. «Veo a mi madre feliz y contenta», lanzó desde la primera fila junto a Natalia Figueroa. Rubalcaba creó un insólito grupo realmente histórico formado por Felipe González, Bono y un Zapatero grisáceo hasta de semblante. Pilar Urbano llegó a medio acto y lo justificó con «el tránsito está imposible», ante María Zurita, un cielo de sobrinísima que mejora la Familia Real, igual que su madre, la Infanta Margarita. «¿Eres socialista?», pregunté. «No, pero soy su amiga». Ella prepara el relanzamiento del libro solidario «Un momento en mi vida», en el que puso tanta entrega y apenas tuvo eco social a causa de una mala distribución. Treinta y dos vips cuentan un momento de su vida. La animaban a rescatarlo, mientras Rubalcaba ponía al mal tiempo buena cara cuando algunos anticipados que ya habían leído el libro bromeaban al asegurar que «Bono te llama repetidas veces un suplente en el partido socialista». El tiempo tiene la última palabra.