ANÁLISIS: Recetar fármacos no indicados por Maribel Lucena

La Razón
La RazónLa Razón

¿Es usual encontrar nuevas propiedades en los fármacos?
–Ha sido frecuente. Un ejemplo paradigmático es el de los fármacos bloqueantes de los receptores que se usan para la arritmia y la hipertensión: los médicos han comprobado que también sirven para tratar las migrañas.

¿Pueden los profesionales recetar medicamentos que, en teoría, no están indicados para una determinada enfermedad?
–La indicación, hasta que no se reconoce en la ficha técnica del fármaco, se realiza por «uso compasivo». Son medicamentos no autorizados para un determinado tratamiento pero existen referencias acerca de sus bondades en la literatura científica (artículos en revistas, etc). Si el médico ha probado otros fármacos sin éxito, ha de pedir el consentimiento del paciente. Y además, su uso ha de ser aprobado por el comité de farmacia del centro hospitalario. Un ejemplo es la flutamida, un antiandrógeno que reduce el excesivo vello corporal en mujeres, pero que no está indicado para ese fin.
 

 

Maribel Lucena
Catedrática de la Universidad de Málaga