Pippa Middleton: la peor rival de su hermana

Ellos la desean y ellas la envidian. Su carácter extrovertido y su elegancia consiguen eclipsar a la prometida del príncipe 

En sus numerosas apariciones públicas, Pippa ha demostrado que juventud y elegancia no están reñidas.
En sus numerosas apariciones públicas, Pippa ha demostrado que juventud y elegancia no están reñidas.

Se apellida Middleton. No es Kate. Pero también ha conseguido ser el centro de atención. Los británicos no le quitan ojo. Ellos la desean. Ellas la envidian. En definitiva, nunca antes la Dama de Honor había tenido tanto protagonismo. Pippa, la hermana de la prometida del príncipe Guillermo, se ha convertido en todo un icono.

Mucho antes de que se anunciara el compromiso real, los fotógrafos ya se había fijado en ella. Y es que es igual de atractiva que su hermana mayor, pero mucho más felina. Las malas lenguas aseguran que en su círculo más cercano siempre se pensó que sería Phillippa Charlotte –conocida como Pip o Pippa– la que daría la sorpresa algún día al entablar relación con alguien importante. Es mucho más extrovertida y ambiciosa. Sin embargo, ha sido Kate la que se ha llevado la corona.

Los mentideros dicen que entre las dos existe cierta rivalidad y que incluso uno de los días más felices de la futura reina fue cuando consiguió estar más delgada que Pippa. Pero lo cierto es que en sus apariciones públicas no pueden estar más compenetradas. Es más, desde que se anunció la boda, Phillippa vive por y para la novia y los preparativos. No se separa de ella ni un segundo, se ha convertido en su aliada, incluso cuando Kate queda a comer con Camilla, ella está a su lado.

Siempre y cuando sus obligaciones laborales se lo permiten, claro está, ya que, a diferencia de Kate, Pippa sí cuenta con trabajo conocido. Sus padres, Michael y Carole, cuando vieron que su hija mayor tenía un futuro muy alejado de Party Pieces –la empresa familiar con la que se han hecho ricos– decidieron darle a ella un papel importante en la compañía on-line de productos para fiestas infantiles.


Una carrera en alza
De momento, Pip, con tan sólo 27 años, es la responsable de «The Party Times», la revista on-line que se dedica a promocionar los artículos de su negocio. El puesto le requiere estar dos días por semana en las oficinas de Londres y uno en la sede de la empresa en Yattendon, a pocos kilómetros de la localidad de Berkshire, donde viven sus padres. El resto de la semana lo dedica a Table Talk, una compañía que organiza eventos en la capital británica y que, obviamente, está encantada con la publicidad gratis que consigue darles cada vez que asiste a uno de los actos. Y es que otra cosa no, pero la hermana pequeña de la prometida del príncipe Guillermo es única para conseguir ser la protagonista de cada fiesta a la que acude. Lo hace de manera innata. Su físico encandila y su habilidad social para moverse con soltura entre la «jet set» se encarga del resto.

En los pubs más selectos de Chelsea no todo el mundo puede hablar con ella. Los hombres de los que se rodea normalmente, cumplen dos requisitos: son guapos y tienen un apellido que les garantiza una cuenta corriente generosa.

Son muchos los que intentan conseguir una cita y, de paso, una invitación de boda para el próximo 29 de abril, pero parece que el puesto ya está ocupado. Según el rotativo «Daily Mail», Pippa se ha dejado ver últimamente con Alex Loudon, un joven de 30 años con mandíbula perfecta. Se trata de un jugador de criquet del equipo de Inglaterra y que fue antiguo alumno de Eton –escuela en la que, entre otros, ha estudiado el primer ministro David Cameron–.

Durante tres años, Pippa estuvo saliendo con Jonathan «JJ» Jardine Patterson, un heredero de la banca cuya familia tenía una finca en Dumfriesshire. Ella dice que se separaron en 2007 porque él no terminaba de comprometerse. Desde entonces no le han faltado pretendientes. Entre ellos, Guy Pelly, un amigo del príncipe Harry, y Charlie Gilkes, otro «etoniano» que ahora es dueño del famoso local Maggie´s, en el exclusivo barrio de Fulham.

A parte de los hombres, Pippa también ha enamorado a los diseñadores de moda. Vestido que se pone, vestido que aparece en una revista, y eso es una publicidad impagable. Con la diseñadora brasileña responsable de la firma Issa, por ejemplo –la misma que creó el vestido azul con el que Kate anunció el compromiso junto con el príncipe Guillermo–, le une una gran amistad y es muy fácil verla en primera fila en los desfiles de la colección. En definitiva, de acuerdo con la experta en moda Plum Sykes, de la edición norteamericana de «Vogue»: «Pippa es la más afortunada de todos, ya que recibe todo tipo de atenciones y no tiene obligaciones. Se ha convertido en una princesa sin la parte negativa que lleva el título».

El día de la boda real, Pippa, con permiso de la novia, también acaparará los flashes. Tiene la difícil tarea de encargarse de una docena de damas de honor y pajes, incluyendo dos de tan sólo tres años y, además, lucir perfecta. Asimismo, tendrá que hacerlo ante la atenta mirada de la reina y de miles de telespectadores de todas las partes del mundo. Pero nadie duda de que lo hará perfecto. Al fin y al cabo, Pippa está destinada a triunfar.


Un «look» que crea escuela
Por su exquisito gusto, algunos críticos apuntan a que rivalizará en elegancia con la Princesa de Asturias en la cita del día 29. Es la hermana pequeña de Kate, pero con su intachable estilo ha conseguido tener un nombre propio en la sociedad británica. En sus numerosas apariciones públicas, Pippa ha demostrado que juventud y elegancia no están reñidas. Sabe seleccionar vestidos que favorecen su físico y los zapatos con tacón son un complemento perfecto para compensar su estatura –es un poco más baja que Kate–. Su porte sobrio transmite soltura y distinción tanto si luce vestido como si se pone vaqueros. La clase quedó patente en una boda a la que asistió en el mes de marzo (en la foto). Pippa llevaba un vestido de encaje en tonos rojos y un abrigo con la caída en ondulaciones . El tocado con motivos florales aportó un toque distintivo.


El contraste
LAS HERMANAS DISCRETAS

- El enlace entre Kate Middleton y el príncipe Guillermo ha sido un filón para catapultar la imagen de Pippa y, aunque ella parece disfrutar de la fama, no todas las hermanas de princesas llevan bien la popularidad. Es el caso de Telma Ortiz y de Patricia Anne Bailey –la hermana menor de María de Dinamarca– . Ambas comparten discreción y una reservada personalidad que les ha llevado a defender con uñas y dientes su intimidad.