Las nuevas tecnologías mejoran el rendimiento deportivo

MADRID- Las nuevas tecnologías tienen cada vez mayor repercusión en el deporte y sus aplicaciones se multiplican. Ante tal cantidad de avances, el Grupo Antena 3 se ha propuesto explicar, a través de la campaña Vive Conectado, cómo la tecnología ayuda a mejorar el rendimiento deportivo. Todos los detalles se encuentran en la dirección de internet www.viveconectado.com.Uno de los elementos más novedosos es el de las cámaras hiperbáricas. Estos habitáculos simulan condiciones de altitud de hasta 2.000 metros sobre el nivel del mar, lo que permite incrementar la cantidad de oxígeno en sangre que el atleta es capaz de transportar. El resultado es una mejora evidente de la capacidad respiratoria.La biomecánica es otro factor clave. Más allá del popularizado túnel de viento, al que recurren ciclistas y pilotos de Fórmula 1 para optimizar la aerodinámica, diversos estudios demuestran que alterar determinados hábitos corporales en la ejecución de movimientos mejora notablemente el rendimiento. Esta circunstancia se ha podido comprobar con la victoria de Rafael Nadal en el US Open, donde el tenista realizó servicios a velocidades récord gracias a una pequeña modificación en el grip de su raqueta, que le obligaba a variar la posición de agarre. La confección de prendas deportivas también admite mejoría en función del grado de implicación tecnológica en el diseño. En este punto, las investigaciones en cinemática y estructura de materiales resultan fundamentales. En natación, por ejemplo, los trajes más modernos se comportan como una segunda piel, de manera que se minimiza la fricción con el agua y se perfecciona la adherencia corporal. La tecnología juega también un importante papel en el mantenimiento del tono muscular del deportista de élite, especialmente cuando éste debe permanecer inactivo tras sufrir una lesión. Gran cantidad de atletas recurre a la electroestimulación para retroalimentar músculos difíciles de entrenar en estas situaciones. Este sistema consiste en la descarga de impulsos eléctricos débiles, pero suficientes para ejercitar el músculo y evitar que permanezca sedentario. Por último, el uso de la tecnología permite solventar lances dudosos de un evento deportivo a partir de sistemas de cálculo y triangulación que precisan si la pelota tocó la línea o no, como ocurre con el ojo de halcón en el tenis; o si la circunferencia completa del balón rebasó la línea de gol en un partido de fútbol, para lo que se debate sobre la implantación de microchips electrónicos en el interior del esférico.Al alcance de todosCada vez hay más dispositivos en el mercado a precios accesibles. Algunos de estos accesorios son ideales para realizar actividades cardiovasculares. Es el caso de los pulsímetros, artefactos que controlan las pulsaciones del corazón y permiten mantener el ritmo cardíaco dentro de los valores recomendados para cada persona. Esta tecnología minimiza los riesgos y garantiza que el usuario exprima todo su potencial saludable.El sensor del pulsímetro suele colocarse con una banda elástica alrededor del pecho que envía por radio las pulsaciones a un reloj complementario. Los modelos más avanzados guardan registros de entrenamiento y pueden conectarse al PC para controlar los progresos.