Más de 3000 vivencias on-line

Medio centenar de autobuses llegó el pasado lunes al colegio Nuestra Señora del Recuerdo cargados con 3.000 vivencias.

Se reúnen cada mañana en el colegio Nuestra Señora del Recuerdo.
Se reúnen cada mañana en el colegio Nuestra Señora del Recuerdo.

MADRID- Las de los 3.000 chicos de entre 18 y 32 años, procedentes de todos los rincones del planeta, que vivieron durante una semana su «experiencia Magis» y que ahora se reúnen en Madrid con motivo de la JMJ. Mientras José, jienense de 18 años, estuvo en Valencia acompañando y ayudando a ancianos en un centro, Yvonne, una veinteañera procedente de Hong Kong, plantó frutas y hortalizas en un huerto de Valladolid. Como ellos, todos los jóvenes que estuvieron repartidos entre España, Portugal, Tánger y el sur de Francia empezaban cada mañana con un deseo y lo terminaban con un agradecimiento a través de Twitter (#magis2011) o Facebook (magis2011). Y otros colgaron sus vídeos y fotos en www.magis2011.org. ¿El resultado? Un álbum vivo e interactivo de una experiencia inolvidable.
Magis es la propuesta de la Compañía de Jesús y otras instituciones de espiritualidad ignaciana para la JMJ. ¿Su finalidad? Un encuentro previo de los peregrinos en el que se trabaja la experiencia pastoral y catequética con vistas a «calentar motores» para la Jornada Mundial de la Juventud. Y este año, su apuesta por las redes sociales ha sido absoluta.
El móvil como altavoz
«Vimos muy claro que las nuevas tecnologías podían ser una plataforma pastoral preciosa», dice Daniel Villanueva, responsable de comunicación de Magis. «Es una forma de favorecer la dimensión comunicativa de las experiencias de estos chicos», añade Daniel.
Twitter y Facebook no han sido los únicos altavoces. Hasta tres unidades móviles de Magis estuvieron grabando las vivencias de estos jóvenes, que comenzaron su andadura el 6 de agosto en Loyola (Guipúzcoa). La película se estrenará hoy en el colegio.
Esta plataforma 2.0 no se terminó tras la «experiencia Magis». Durante estos días de JMJ, los peregrinos siguen expresando sus deseos y agradecimientos a través de Twitter. La falta de cobertura no será un problema: una red wi-fi instalada en Nuestra Señora del Recuerdo les permite acceder a la red. Todo gracias a Daniel, jesuita e ingeniero informático de 37 años, y a su equipo de voluntarios, que trabaja de forma incansable en una de las aulas del colegio madrileño. Cada día acuden a las 8:30 horas hasta que ya, por la tarde, se suman a los actos de la JMJ como cualquier otro peregrino. Y es que también les toca disfrutar del momento. «Tengo un equipo tan grande que me permite reaccionar en cualquier momento», dice Daniel.