La madre de Pajín tránsfuga ejemplar

La Comisión Antitransfuguismo califica el asalto a la Alcaldía de Benidorm como «el exponente más claro» de fraude político

Ya es oficial. El equipo de Gobierno de Benidorm, del que forma parte la siempre presente madre de Leire Pajín, Maite Iraola, fue declarado ayer cien por cien tránsfuga por el Comité de Expertos del Pacto Antitransfuguismo. Es más, el dictamen deja claro que la trama urdida en este municipio alicantino es «el exponente más claro del concepto de transfuguismo». Así, tanto el concejal díscolo del PP, José Bañuls, como los doce ediles que abandonaron las listas del PSOE para presentar una moción de censura y arrebatar la Alcaldía al popular Manuel Pérez Fenoll, seguirán siendo considerados concejales no adscritos. O lo que es lo mismo, tal y como establece el Pacto Antitransfuguismo no podrán concurrir bajo las siglas del PSOE en las elecciones de 2011. Una situación que no hace sino acrecentar aún más la polémica. Y es que los 13 tránsfugas, con Agustín Navarro, actual alcalde, a la cabeza, nunca han ocultado su intención de volver al seno socialista. Y para muestra lo que ocurrió el pasado 16 de julio. La agrupación local del PSOE de Benidorm acordó remitir a la dirección federal del partido una propuesta para que acepte el reingreso de los doce ex socialistas cuando lo soliciten formalmente. Pero hay más. Apenas ocho días después de anunciar su salida de la formación, no dudaron en marcar la casilla del PSPV-PSOE en una de las actas. Meses después, los tránsfugas siguen utilizando la denominación de Grupo Municipal Socialista en todo aquel documento que requiere su rúbrica. Y por si esto fuera poco, el orgulloso alcalde, Agustín Navarro, se jactaba públicamente de que tanto él como su equipo pedirían el reingreso en el PSOE «cuando toque». Muestras de incoherenciaSin embargo, la actitud de Navarro es, cuando menos, contradictoria. Tras restar importancia al hecho de que les declarasen tránsfugas se ponía manos a la obra para mandar una carta al presidente de la Comisión, el ministro de Política Territorial, Manuel Chaves, para que les permitiesen aclarar los «motivos reales» de la moción de censura. Y justo después, volvía a ese simulado pasotismo para dejar claro que «si rechazan la propuesta y nos consideran tránsfugas, entendemos que no tiene valor legal porque se trata de un pacto político». Eso sí, con valor de ley o sin él, le indigna que le denominen así porque atenta contra «su honor».Pero si alguien estuvo pendiente ayer del dictamen del Comité de Expertos, ése fue el «clan de los Pajín», que una vez más, colocaba a la benjamina, Leire, en un situación incómoda. Su madre, Maite Iraola, ha sido tachada de tránsfuga por un pacto suscrito por su propio partido. Y su formación se lo dejó tan claro que la misma Leire declaró que las consecuencias del Pacto Antitransfuguismo eran iguales para todos los militantes «se apelliden como se apelliden, vivan donde vivan y militen en la agrupación que militen». Así hablaba en septiembre, días antes de la pantomima vivida en el municipio alicantino. Ahora, su madre, principal valedora de Leire dentro del partido en sus comienzos, la coloca nuevamente contra las cuerdas. La secretaria de Organización del PSOE se topa frontalmente con dirigentes de su partido como Chaves o el ministro de Fomento, José Blanco, fieles a la disciplina del Pacto Antitransfuguismo. Así que la tarea de lanzar un salvavidas a su madre, quien hizo caso omiso a su hija e instigó la moción de censura que ahora la ha llevado a ser considerada un ejemplo perfecto de tránsfuga, es harto complicada.El Pacto Antitransfuguismo ha hablado. Ahora la pelota está en el tejado de los socialistas y, sobre todo, en el de los trece tránsfugas que no tienen intención de ceder ante nadie y ante nada. Atentos habrá que estar a las declaraciones en los próximos días de los implicados, así como a las listas electorales para los comicios del año próximo. El objetivo, evitar sorpresas de última hora.Hora de tomar medidasY mientras el PSOE sentía temblar sus cimientos una vez más, en esta ocasión por su cada vez menos influyente secretaria de Organización, en la oposición se frotaban las manos por la confirmación de unas sospechas más que fundadas desde hace meses. Tanto es así que diversos dirigentes del PP exigieron no sólo la disolución del Grupo Municipal Socialista del municipio alicantino, sino la dimisión de Leire Pajín.Pero la Comisión de Seguimiento del Pacto Antitransfuguismo de ayer dio para mucho más. Así, calificó como transfuguismo los casos de 16 ayuntamientos, doce de ellos, tras ser examinados por un grupo de expertos independientes y los otros cuatro, por un acuerdo entre los partidos políticos. Entre los señalados se encuentran el de Estepona, Yunquera, Sierra de Yeguas, Sahagún, Jabalquinto, Morelabor, Callús, Genalguacil, Silleda, Láncara, Vall de Laguart y Benidorm.Cuatro nuevos casos en sólo siete meses - Desde la última sesión, el 17 de diciembre, se han estudiado ocho nuevos casos de transfuguismo, cuatro de ellos ya confirmados:- San Agustín de Guadalix (Madrid): dos ex ediles del PP y otros dos del PSOE presentaron una moción de censura contra el PP. - Tres Juncos (Cuenca): dos tránsfugas del PP y uno del PSOE otorgan la Alcaldía a los socialistas. - Espinoso del Rey (Toledo): tres tránsfugas del PSOE y uno del PP pactan una moción de censura contra el alcalde del PSOE. - Cañete de las Torres (Córdoba): seis ex concejales del Partido Andalucista dejaron el grupo municipal sin renunciar a su acta.