Espantada en Eurovisión

Ningún cantante húngaro tomará el relevo en Oslo a Zoli Ádok, representante del país el pasado año
Ningún cantante húngaro tomará el relevo en Oslo a Zoli Ádok, representante del país el pasado año

Si el año pasado Rusia rompió todas las marcas eurovisivas con aquel escenario de 2.000 metros cuadrados de pantallas donde Soraya pereció, los 285.302 euros que se gastó TVE y el récord de 43 países participantes, en Noruega la crisis ha hecho mella. Y no sólo porque el país nórdico no se haya propuesto superar la exhibición de poderío de Putin, sino porque la recesión económica está haciendo mella en el añejo festival. Ya en 2009, a la atractiva representante de Ucrania, Svetlana Loboda, que presentó el tema «Anticrisis girl», tuvo que hipotecar su casa para pagarse el billete a Moscú. El próximo 29 de mayo se subirán al escenario cuatro países menos, como consecuencia de la actual situación financiera que ha hecho apretarse el cinturón a más de uno. En el Fornebu Arena de Oslo no se escucharán canciones de República Checa, Hungría, Andorra y Montenegro, todos por motivos económicos. Liechtenstein, que pensaba debutar en Oslo, se echó para atrás cuando el temporal económico arreció, mientras que Letonia, Lituania y Estonia también han tenido que hacer encaje de bolillos en sus cuentas para no faltar a la cita. De hecho la televisión lituana LRT anunció que se retiraba, pero la aportación de 90.000 euros por parte de la compañía de telecomunicaciones Teo LT les hizo recapacitar.

Reducción presupuestariaA la lista de bajas podría unirse el próximo año Grecia. Y es que el Gobierno heleno, dada la extrema gravedad de la crisis en la que está inmerso, ha solicitado a la televisión pública ERT que recorte de forma significativa sus gastos. Ya en la presente edición la ERT ha reducido en un 50 por ciento el presupuesto para su participación en el festival, que ronda los 600.000 euros. Pero no parece ser suficiente. El esfuerzo ha de ser mayor, lo que implicaría dejar el festival, máxime si su representante de este año, Giorgos Alkaios & Friends, no logra estar a la cabeza de las votaciones. Y eso que los cantantes griegos han dado más de una alegría a sus compatriotas en los últimos años: desde la victoria de Elena Paparizzou en 2005 a los segundos puestos de Kalomoira y Sakis Rouvas –en 2008 y 2004 respectivamente–, no ha bajado del «top ten» en seis años.En un principio, Andorra sí se inscribió en concurso a la espera de un patrocinador o mecenas que quisiera apadrinar a su representante. Sin embargo, al mes se retiró al no ser capaz de recaudar los 300.000 euros que Radio y Televisión de Andorra (RTVA) considera básicos para «una financiación decente» –en 2009 invirtieron 140.000–. Aun así, el director de la RTVA, Enric Castellet, asegura que «la puerta queda abierta para futuras ediciones». Hungría también ha aparcado su sueño eurovisivo después de que la cadena pública recortara su presupuesto hasta un 30%. La Unión Europea de Radiodifusión, organizadora del festival, llegó a ponerse en conversaciones con el Ejecutivo húngaro para evitar su salida. Sirvió de poco. La República Checa se baja del carro eurovisivo porque lo considera un gasto innecesario dada la baja audiencia que cosecha en el país, y, sobre todo, por sus pésimos resultados en las votaciones.

Adiós al catalán y a 12 puntos segurosAndorra decidió participar por primera vez en 2004 y desde entonces no ha faltado a la cita con la música europea. Y eso que el festival no se ha portado del todo bien, en lo que a votaciones se refiere, entre otras cosas porque ninguno de sus representantes ha logrardo dar el salto de las semifinales a la final del certamen. Además, el estreno andorrano en Eurovisión hace seis años llegó cargado de polémica porque, por primera vez en la historia, el catalán tomaba parte en el concurso. Desde entonces, el catalán ha estado presente en todas sus canciones, aunque fuera de manera testimonial combinado con el inglés. Eso sí, como buen vecino, Andorra siempre ha otorgado los ansiados «twelve points» a España (los recibieron Soraya, Chikilicuatre, Las Ketchup, Son de Sol y Ramón). Sólo hubo una excepción: un cero a D'Nash. ¿El motivo? Falló el televoto y la decisión de repartir los puntos se dejó en manos de un jurado de expertos que decidió dar la espalda al grupo español.