«Era un pieza siempre intentaba robar»

El menor de 15 años, que acababa de volver de Rumanía, está detenido a la espera de declarar ante el juez.

Momento en el que el cadáver del padrastro era trasladado para que se le realizase la autopsia por los operarios de la funeraria
Momento en el que el cadáver del padrastro era trasladado para que se le realizase la autopsia por los operarios de la funeraria

MADRID- Acababa de estar en un campo de fútbol. Llegó a casa y se encontró una escena habitual. Su padrastro bebido y al resto de la familia en su piso de la calle Cruces de la Fuente el Saz del Jarama. Algo debió de pasar, quizá relacionado con algún tema turbio de robos o dinero. Lo que es seguro es que el joven sintió una enorme rabia hacia el cabeza de familia. Tanta, que cogió un cuchillo y le asestó una puñalada en el abdomen.
Esta familia de rumanos llevaba alrededor de tres años viviendo en el municipio. Desde que se recuerda, ellos siempre dieron problemas. No era para menos. Al parecer, y según cuentan los vecinos no sólo el padre empinaba el codo. La madre del parricida también tenía serios problemas con el alcohol. Lo que, está claro, no dibuja una estampa familiar al uso. Quizá por eso, los negociados de la familia consistían en pequeños robos y trapicheos varios.
El chaval tenía fama en el pueblo. «Era un pieza, siempre estaba trapicheando y siempre que podía, intentando robar algo a alguien», cuenta un vecino. Bicicletas, tiendas y demás negocios conocían las habilidades de este joven para hacerse el mejor amigo de lo ajeno.
El padrastro y vícitma tampoco se quedaba lejos. También centraba su fuente de ingresos en robos y hurtos. Además, no sólo gastaba mucho en licores y demás bebidas, sino que había levantado la mano a la familia en más de una ocasión. Según fuentes policiales, tenía denuncias por malos tratos en el ámbito familiar.
Una semana en casa
El parricida tenía otros dos hermanos, una madre y un padrastro con el que tenía problemas. Se da la circunstancia, además, de que el joven de 15 años llevaba apenas una semana en Fuente el Saz del Jarama. La familia había decidido, lo mismo para apartarle de su malos hábitos o de su padrastro y sus influencias que visitase a sus abuelos en Rumanía. Allí pasó seis meses y llevaba pocos días de vuelta.
Los investigadores de la Policía Judicial de Guadalix de la Sierra intentan aclarar lo sucedido en la casa esa trágica noche. Lo que sí parece que se descarta es que el joven se interpusiese para evitar que la víctima, de 43 años, pegase a su madre. El conflicto y la riña surgió entre padrastro e hijo. El joven se encuentra en dependencias policiales y todavía no le han tomado declaración. Al tratarse de un menor, debe estar su madre presente. Puede incluso darse la circunstancia de que el parricida declare directamente ante la Fiscalía de Menores.
A eso de la once de la noche del viernes la madre del joven alertaba a los servicios de emergencia de que se había precipitado una reyerta en su domicilio. Hasta el lugar se trasladaba una UVI móvil del Summa y agentes del puesto de Valdetorres del Jarama. Los facultativo no pudieron hacer nada por reanimar al padrastro que estaba en parada cardiorrespiratoria cuando llegaron, según informó un portavoz de Emergencias 112.