Todas las prácticas como becario computarán para la jubilación

El grupo parlamentario de CiU logró ayer introducir enmiendas al proyecto de ley de reforma de las pensiones que mejoran las futuras prestaciones de jubilación de los autónomos, los becarios y las personas con discapacidad.

El presidente del Gobierno, junto al portavoz de CiU en el Congreso, Josep  Antoni Duran Lleida
El presidente del Gobierno, junto al portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran Lleida

La Comisión de Trabajo del Congreso de los Diputados aceptó que todos los periodos de formación en prácticas que se hayan realizado, hasta un máximo de dos años, se puedan computar para la pensión, informa Efe. Es decir, se universaliza este cómputo a todos los trabajadores porque en el proyecto de ley que presentó el Gobierno sólo se reconocían las prácticas de becario hasta cuatro años antes de entrar en vigor la futura ley.

También a petición de CiU se introdujo otra enmienda por la que las personas con discapacidad superior al 45% podrán adelantar la edad mínima de jubilación a los 56 años, frente a los 58 años actuales. En tercer lugar, también se incluye la necesidad de establecer exenciones, reducciones o bonificaciones de cuotas sociales a determinados colectivos de autónomos con especiales dificultades, con el objetivo de mantener su actividad. Además dan voz a las organizaciones profesionales de trabajadores autónomos en cualquier modificación que afecte al colectivo y se deberá informar al trabajador sobre la pensión que recibirá.

Negociación colectiva: PP y nacionalistas se abstendrán
El PP anunció ayer que no votará a favor de la convalidación del real decreto ley de reforma de la negociación colectiva que el Gobierno llevará hoy al Pleno del Congreso, pero abrió la puerta a una abstención en lugar de votar en contra, despejando así el camino para que el texto sea ratificado, aunque sea únicamente con los 169 votos del PSOE. El portavoz del Grupo Socialista, José Antonio Alonso, señaló que su formación cuenta ya con la mayoría suficiente para ver convalidado el decreto, informa Ep.

CiU también anunció su abstención y el PNV parece decantarse por esa opción. La portavoz en el Congreso del PP, Soraya Sáenz de Santamaría, proclamó que España necesita una reforma de la negociación colectiva, pero no la que el Gobierno llevará al Congreso. El portavoz de CiU, Josep Antoni Duran Lleida, defendió que existe algún elemento en el decreto que merece una consideración «positiva», aunque su contenido general es «muy insuficiente y deficitario». Mientras que el PNV supeditó su apoyo a que el Gobierno se comprometa «por escrito» a renunciar a la primacía de los convenios estatales sobre los autonómicos.