Zoido exige que la Junta ponga su parte tras lograr fondos de la Iglesia

Sevilla- No hay dinero para la restauración de Santa Catalina. Está es la frase que hoy sobrevolará las cabezas de los sevillanos que se acerquen al templo para manifestarse por el estado en el que se encuentra. Tanto la Junta de Andalucía como el Ayuntamiento han puesto a lo largo de la última semana sus cartas sobre la mesa y la respuesta resultante no es otra que el futuro del edificio religioso pasa por su cierre definitivo cuando hoy se cumplen ocho años desde su clausura.

La falta de entendimiento, en los primeros años cuando no había problemas financieros entre las administraciones y la Iglesia, propietaria del templo, lastró durante mucho tiempo una colaboración que sí se daba en el cercano Salvador, donde la rehabilitación integral es un hecho. Coincidiendo con la efeméride de su clausura, está previsto que a partir de las ocho de la tarde la fachada principal se convierta en «un muro de las lamentaciones» en el que dejar mensajes y quejas sobre el estado actual en el que se encuentra. Esta iniciativa, surgida a través de una plataforma creada en la red social Facebook, anima a «demostrar que el barrio no le da la espalda a su templo y que va a luchar por su recuperación». Mientras tanto, el Gobierno municipal, por boca de dos de sus delegados, insistió ayer en la necesidad de buscar una colaboración entre las administraciones para inyectar dinero a una construcción que se encuentra en un estado límite, puesto que los arcos de los pilares que la sustentan presentan un hundimiento de entre seis y ocho centímetros. Según la delegada de Cultura, María del Mar Sánchez Estrella, hay que esperar a que «estén nombrados los responsables» de la Consejería de Cultura para iniciar la ronda de negociaciones. «Ahora mismo no ha lugar a una reunión», concretó la concejala, que señaló que están dispuestos a sentarse para negociar cualquier actuación, al tiempo que recordó que el Ayuntamiento ya ha dado el primer paso al frente al aportar un millón de euros para iniciar los trabajos además de comprometerse a saldar la deuda existente con la empresa que realizó los trabajos de restauración de las cubiertas. Quedan por pagar 270.000 euros, por parte de la Administración local, y 90.000 que debe poner la Junta de Andalucía. Por su parte, el responsable de Urbanismo, Maximiliano Vílchez, aseguró que tiene el compromiso de la Iglesia de aportar dinero para las obras. «Hemos hablado con el Arzobispado, que se ha comprometido a realizar una aportación importante de fondos», dijo Vílchez, aunque aún se desconoce a cuánto asciende la cifra prometida.

A estas reivindicaciones se sumó el alcalde, Juan Ignacio Zoido una vez más mediante el género epistolar, que reclamó a la Junta que «se comprometa económicamente» y le recordó que«todas las administraciones deben de dar un paso adelante para salvar Santa Catalina». En la misiva, insta al nuevo titular de la Consejería de Cultura y Deportes, Luciano Alonso, a que se actúe ante la situación de «derrumbe». La Junta ya se posicionó respecto y aseguró que no aportará dinero hasta que no lo haga la Iglesia, puesto que es la propietaria.