El Rey ve «legítimas» las aspiraciones del mundo árabe

El Rey ha calificado este martes de "legítimas"las aspiraciones de los pueblos del mundo árabe que se han alzado contra sus regímenes autoritarios, también en países con monarquías con las que Don Juan Carlos siempre ha mantenido unas excelentes relaciones.

En sus primeras palabras referidas a las revueltas que se extienden por el mundo árabe, pero sin citar a ningún país en concreto, Su Majestad ha señalado que la comunidad internacional "sigue con atención estos acontecimientos y confía en que permitan evolucionar hacia una situación de mayor estabilidad política, social y de progreso económico, de acuerdo con las aspiraciones legítimas de los pueblos de la región".

Su Majestad se ha pronunciado así en el brindis del almuerzo ofrecido en el Palacio Real al presidente de Israel, Simón Peres, de visita oficial en España. El Rey ha subrayado además que "la necesidad de paz"entre árabes e israelíes "es hoy particularmente importante"ante los "cambios"que se perciben en los países árabes "vecinos de Israel".

Por eso España "hace votos"-ha dicho- para que "en los meses venideros israelíes y palestinos consigan resolver sus diferencias en pos de un futuro común en paz y con plenas seguridades para los dos Estados , el israelí y el palestino". "No podemos, señor Presidente, olvidar que la paz en Oriente Medio es una necesidad largamente anhelada por israelíes y palestinos", aunque el camino sea "arduo y difícil", ha remarcado.

Don Juan Carlos ha subrayado en su discurso el "firme e inequívoco compromiso de España en la lucha contra el antisemitismo"y se ha referido a iniciativas puestas en marcha en este ámbito como el establecimiento de la conmemoración anual del Día del Holocausto y de Prevención de Crímenes contra la Humanidad.

Peres visita España con motivo del XXV aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas entre España e Israel, que firmó él precisamente en La Haya con el entonces presidente del Gobierno español, Felipe González, invitado al almuerzo en el Palacio Real.

Ese acontecimiento, dijo el Rey, "vino a remediar una muy dolorosa anomalía"en la historia de los dos pueblos, marcada, en palabras de Peres, por la expulsión de los judíos en la Edad Media española.

Tras agradecer la creación de la Casa Sefarad-Israel en España, cuya sede inauguró por la mañana junto a los Reyes y que persigue mejorar el conocimiento mutuo de ambas sociedades, Peres ha confiado en que se abra la puerta a "una nueva Edad de Oro en las relaciones"entre las culturas cristiana, judía y musulmana "tal y como convivieron en España"entre los siglos VIII y X.

Sobre el proceso de paz con los palestinos, Peres ha asegurado que los israelíes seguirán negociando "hasta que surja un modelo apropiado y nuevo de dos estados que convivan en paz: un estado palestino, independiente, democrático que se apoye en una economía basada en la ciencia y la tecnología, junto a un estado israelí democrático con una economía que ya está apuntalada en la ciencia y la tecnología".

Antes del almuerzo, Peres y el Rey mantuvieron una entrevista de unos 45 minutos en el Palacio Real. A la comida asistían el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, acompañado por tres de sus ministras: Elena Salgado (Economía); Trinidad Jiménez (Asuntos Exteriores) y Ciencia e Innovación (Cristina Garmendia).

También acudían al convite el presidente del Senado, Javier Rojo; el portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran i Lleida; el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón; el jefe del Estado Mayor de la Defensa, José Julio Rodríguez; el presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Juan Rosell, el gran rabino de Israel o la empresaria Alicia Koplowitz, hija de un empresario alemán de origen judío que llegó a España huyendo de los nazis.

Los 75 invitados al almuerzo iban a degustar un menú compuesto de ensalada con verduras y huevo escalfado; merluza confitada y cremoso de azafrán con salsa y helado de chocolate, acompañado por vinos de la tierra.

Los Reyes han inaugurado hoy, en compañía del presidente israelí, Simon Peres, la sede de la casa Sefarad-Israel, con motivo de la visita oficial del mandatario extranjero, cuando se cumplen XXV años del establecimiento de relaciones diplomáticas entre España e Israel. Los dos jefes de Estado y Doña Sofía han visitado las instalaciones de la casa Sefarad, en pleno centro de la capital madrileña. y han recorrido la exposición hispano-israelí "Temblor y Movimiento".

Los Reyes y Peres han podido admirar, con el asesoramiento del comisario Meir Ahronson, la obras de los artistas Asad Azi, de origen druso, y de Yair Garbuz -judío- y del español Daniel Quintero, ante una de cuyas obras han posado para los medios gráficos. La muestra es una reflexión acerca de la relación entre la seguridad que transmite lo estático, el lugar, el hogar y el miedo al movimiento, que puede provocar la expulsión y el desarraigo de las personas.

Cada uno de los artistas aborda el tema central con una sensibilidad y un lenguaje pictórico diferente. Aún así, en todos ellos se repite la idea del "lugar"como un refugio de seguridad, como un "todo"que aglutina recuerdos, aromas, huellas y escenas.

Mientras Garbuz trata de la experiencia del emigrante, Azi se centra en el concepto árabe "Zumud", que expresa la relación del hombre y la tierra, y Quintero trata de transmitir la seguridad en la identidad y en el lugar. Les han acompañado la ministra de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, y el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González.

También un grupo de 40 empresarios que acompañan al mandatario israelí y hombres de negocios españoles, así como otros invitados entre ellos el expresidente del Gobierno, Felipe González.

Los Reyes y Peres han firmado en el libro de honor de la Casa Sefarad y han descubierto una placa conmemorativa, momento en que Trinidad Jiménez ha destacado la importancia de este centro para recuperar el legado sefardí tan importante para conocer España.

Casa Sefarad fue creada en 2006 para fomentar las relaciones de amistad y de cooperación entre España, Israel y las comunidades judías de todo el mundo, para lo que desarrolla actividades de todo tipo, y forma parte de la red de instituciones españoles en la que se inscriben Casa de América, Casa Asia, Casa Árabe, Casa África y Casa del Mediterráneo.

La visita del presidente se enmarca en el aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas, motivo por el que ambos países repasarán el desarrollo de sus actividades comunes durante estos años y sus perspectivas en el enfoque del Proceso de Paz entre israelíes y palestinos.

Los dos jefes de Estado aprovecharán durante esta visita de cuatro días para tratar de cuestiones bilaterales y regionales, que incluirán el proceso de paz, en un momento de cambios políticos en el mundo árabe. Peres es el tercer presidente israelí en visitar España, después de Chaim Herzog en 1989 y en 1992 y de Moshe Katsav en 2005.

Los Reyes realizaron un viaje de Estado Israel en 1993 en que fueron recibidos por el presidente Ezer Weizman, ocasión en la que Don Juan Carlos intervino ante el parlamento israelí, la Knesset.