La UE no financia el 95% de los fármacos que excluirá Sanidad

Madrid- El 95 por ciento de los 425 medicamentos retirados de la financiación pública no figuran en el Nomenclátor de ningún país de la Unión Europea. El Consejo Interterritorial de Sanidad celebrado ayer en Madrid aprobó el listado definitivo de fármacos que dejarán de ser subvencionados a partir del 1 de agosto, con el respaldo de la mayoría de los Gobiernos regionales. Esta medida no afecta a todos los enfermos, ya que existen exenciones para los crónicos y para aquéllos que precisen de estos fármacos para tratar una enfermedad grave. Sin embargo, el 85% de los consejeros autonómicos que se sentaron en la mesa durante más de cuatro horas con la ministra del ramo, Ana Mato, estuvieron de acuerdo con una lista que da prioridad a los fármacos que curan enfermedades sobre los que no. Así, según pudo confirmar LA RAZÓN, Sanidad ya estudia incluir algunos fármacos de nueva generación en la lucha contra el cáncer.

«La medida afecta a los fármacos de baja utilidad terapéutica y síndromes menores. El Nomenclátor llevaba 15 años sin cambiar y hay que actualizarlo para retirar los que tengan poca utilidad, lo que va a suponer un ahorro de 458 millones de euros», aseguró la ministra.
En su comparecencia ante los medios, Mato indicó que con esta reunión se cierra la primera fase de la reforma de la sanidad y que la aplicación queda ahora en manos de las comunidades autónomas. «Hemos cerrado cinco acuerdos que supondrán un ahorro de 2.200 millones de euros, con un superávit sobre la previsión inicial de ahorro en farmacia de 200 millones de euros», señaló, a la vez que matizó que «con los acuerdos firmados, aseguramos la universalización del servicio, por el que todos los ciudadanos tienen garantizada la tarjeta.
Hemos puesto fin a los abusos, como es el caso del turismo sanitario que, según el Tribunal de Cuentas, nos costaba más de 1.000 millones». Otro de los pactos es el relativo a la cartera suplementaria de servicios, por la que se establecen los precios máximos del coste de los ortoprotésicos, que asegura la equidad en el acceso y supondrá un ahorro en esta materia del 13%. En cuanto a los productos dietoterápicos, se han establecido tres niveles: el pago total, uno reducido para los problemas de nutrición y uno exento de pago para problemas crónicos.
En tercer lugar, se ha procedido a la actualización del IPC de los medicamentos de aportación reducida, que afecta a unos 4.000 fármacos para tratamientos de enfermedades crónicas o cáncer de los que, a pesar de ser muy costosos, el usuario sólo pagaba un máximo de 2,65 euros. Con la actualización del IPC, que no se hacía desde hace 15 años, el tope se fija en 4,13 euros. El ahorro en esta partida, unido al del Nomenclátor generará un ahorro estimado de 550 millones.

Reembolso en plazos
En cuarto lugar, se pactó un procedimiento común de reembolso del nuevo sistema de participación de usuario en farmacia, que establece unos límites para los jubilados de 8, 18 y 60 euros al mes, por el que se realizará un reembolso de las cantidades en plazos de tres y seis meses en la cuenta en la que tengan domiciliada la pensión. Para aquellas personas que compren los medicamentos fuera de su comunidad autónoma, tendrán que guardar la receta y el justificante de compra para solicitar la devolución del importe.

Finalmente, Mato subrayó el acuerdo para la compra de vacunas, que fue aceptado por todas las comunidades y que supondrá un ahorro de 20 millones de euros. Asimismo, se estableció un criterio para cuando exista algún problema en la clasificación de un ciudadano en alguno de los grupos y se le ubicará en el más favorable. En el caso de los jubilados, pagarían el 10% con un tope de 8 euros y el resto haría un desembolso del 40%.

 

Éxodo a Castellón para evitar el euro por receta catalán
El número de recetas dispensadas en la provincia de Castellón se ha duplicado durante los primeros días del euro por receta, que entró en vigor en Cataluña el pasado fin de semana. Según explicó el consejero de Sanidad de Castilla-La Mancha, José Ignacio Echániz, se van a buscar fórmulas para evitar este tipo de situaciones, que suponen un problema para la Comunidad Valenciana. Y es que el nuevo impuesto del Gobierno catalán supondrá un gasto al contribuyente de alrededor de 13 euros. Al año, los cuidadanos pagarán un máximo de 36 euros.

 

Verdades y mentiras del «MEDICAMENTAZO»
Verdadero
Aunque no estén financiadas, estas medicinas seguirán recetándose en las consultas. Los médicos deberán seguir prescribiéndo los fármacos cuando los consideren necesarios para la recuperación del paciente.

Existen alternativas terapéuticas a todos aquellos medicamentos que desaparecen del Nomenclátor. Por ejemplo, aunque los antidiarreicos dejan de ser subvencionados, el suero oral se mantiene en el catálogo de prestaciones.

Falso
Según Trinidad Jiménez, los precios se dispararán. Aunque los fármacos no sean financiados, tienen «precio notificado», esto es, Sanidad tendrá quedar su visto bueno a las subidas propuestas por los laboratorios.

Las recetas imprescindibles no pierden su carácter de prestación pública. Al contrario de lo declarado por la secretaria de Sanidad del PSOE, cuando algún medicamento de los excluidos sea prescrito para enfermos crónicos, será financiado.