El Gobierno recorta las copas de Navidad por la crisis

La copa y el regalo por Navidad parecen una tradición en vías de extinguirse en el Ejecutivo. Si la crisis redujo el año pasado el número de obsequios, en 2010 se ha suprimido en la mayoría de los ministerios la tradición de ofrecer un cóctel a los periodistas.

Sólo cinco de los 15 departamentos gubernamentales han invitado con una copa a los informadores que habitualmente cubren sus actividades. Se trata de los ministerios de Exteriores y Cooperación, Presidencia, Educación, Cultura y Trabajo.

Los regalos a periodistas ya se redujeron de forma considerable en 2009, cuando la crisis económica ofreció su peor cara y la lista del paro se disparó hasta los cuatro millones de personas. Sin embargo, la invitación se mantuvo en casi todos los casos.

Estas navidades no han celebrado ninguna copa los ministerios del Interior, Justicia, Defensa, Sanidad, Medio Ambiente, Ciencia e Innovación, Fomento, Industria, Política Territorial y Economía. La vicepresidenta Elena Salgado, encargada de reducir el déficit del Estado, ha sido la primera en dar ejemplo en su departamento en este año de crisis y de problemas financieros.

Economía ha sido uno de los ministerios que ha suprimido tanto el cóctel como el regalo a la prensa, al igual que Justicia, Defensa, Sanidad, Medio Ambiente, Ciencia, Industria y Política Territorial.

También ha eliminado el tradicional obsequio a la prensa la Presidencia del Gobierno, que en años anteriores solía repartir un lote de degustación con productos de León, la provincia de origen de José Luis Rodríguez Zapatero. Esta vez no ha habido ni cecina de León por cortesía de La Moncloa ni anchoas de Cantabria, la tierra del vicepresidente Rubalcaba, para los periodistas que cubren el Ministerio del Interior. Tampoco cava catalán para los seguidores de Carme Chacón en Defensa.

La ausencia de regalos en la mayoría de los ministerios no ha impedido que otros organismos oficiales como la Fundación Biodiversidad, dependiente del Ministerio de Medio Ambiente, Rural y Marino, o el Instituto Cervantes, del Ministerio de Cultura, hayan tenido un detalle con los informadores. 

Diferente comportamiento han tenido los partidos políticos con representación parlamentaria en el Congreso y el Senado, que han querido tener un detalle con los periodistas a seis meses de las elecciones municipales y autonómicas. PSOE, PP, CiU y PNV no sólo han organizado la habitual copa de Navidad, sino que incluso han mantenido el regalo de años anteriores.

Los catalanes y populares han optado por el aceite, mientras que vascosy socialistas han preferido el vino. En los cuatro casos han prestado atención a la denominación de origen.

El aceite de CiU es de La Boella (Tarragona); el del PP procede de Villarrubia de los Ojos (Ciudad Real), la comunidad de María Dolores de Cospedal; el PNV ha insistido con el típico txakoli,y el PSOE ha recuperado como regalo un albariño de la bodega Martín Códax, habitual en los años que José Blanco mandaba en la sede de Ferraz y que Leire Pajín cambió el año pasado por una cesta de productos de comercio justo.

El Congreso de los Diputados y el Senado también han ofrecido sendas copas para los periodistas junto a los funcionarios de ambas cámaras, aunque han eliminado por segundo año consecutivo la cesta navideña con la que agradecían su trabajo a los medios de comunicación.