Merkel quiere que los países del euro cedan competencias a la UE

Insta a trabajar de forma coordinada para proteger la moneda única

La canciller germana apoya el intervencionismo estatal y asegura que «el Estado como guardián del orden vive un renacer»
La canciller germana apoya el intervencionismo estatal y asegura que «el Estado como guardián del orden vive un renacer»

Berlín- La canciller alemana Angela Merkel exigió ayer más coordinación económica y eficiencia a los países de la Eurozona y más competencias comunitarias para asegurar la estabilidad de la divisa común y evitar nuevas crisis como la actual.
La jefa de gobierno alemán instó a los países que comparten el euro a instaurar «una economía común» basada en «principios fundacionales reconocibles por todos» y a «estar preparados para ceder competencias nacionales» a nivel económico, informa Efe.
«La diferente competitividad de cada uno de los países es el problema que ha dañado al euro y el problema que nosotros debemos vencer», afirmó Merkel en una conferencia de la fundación Ordnungspolitik en Friburgo (suroeste de Alemania).
En este sentido, agregó que la disposición de los Ejecutivos de la zona del euro para trabajar conjuntamente y ceder responsabilidad a las instituciones comunitarias debe ser aún mayor que hasta el momento.

Cumbre de líderes
Para Merkel, el Pacto para la Competitividad, un acuerdo económico comprensivo que se debatirá en la cumbre de líderes de la Unión Europea del 24 y 25 de marzo, persigue ese objetivo fundamental. Esta iniciativa comunitaria, propuesta por los Gobiernos de Berlín y París, los dos Ejecutivos menos afectados por la crisis de la deuda, ha topado ya con las reticencias de otros miembros de la Eurozona.
Sobre la aprobación de este acuerdo, Merkel reconoció que las negociaciones van a ser difíciles pero subrayó que es necesario alcanzar un consenso antes de que la recuperación económica disipe la necesidad de coordinación. Además, la líder cristianodemócrata abogó por el intervencionismo estatal en la economía, ya que «el Estado como guardián del orden vive un renacer».