Malestar en IU ante las alegaciones por sorpresa de Tussam

Los comunistas critican que la dirección «pergeñó y formalizó» la propuesta sin contar con los órganos de gobierno.

El desesperado intento del alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, y sus compañeros socialistas en el Ayuntamiento por defender su modelo de metro –con una estación central en el casco histórico ubicada en la plaza de la Encarnación– frente a las «díscolas» previsiones autonómicas ha dejado indiferente a la Consejería de Obras Públicas, pero está generando malestar en el equipo de Gobierno bicolor.

Los socios de Izquierda Unida no están nada contentos por la utilización de Tussam para canalizar las aspiraciones del PSOE municipal, más cuando la sociedad pública planteó sus alegaciones a los anteproyectos de las líneas 2, 3 y 4 sin consulta alguna a sus órganos de gobierno.

El jefe de gabinete de la Primera Tenencia de Alcaldía y consejero de IU en la empresa de los autobuses urbanos, José Antonio Salido, lamentó ayer que la directiva de esta entidad municipal «ha pergeñado y formalizado» las alegaciones sin contar con la coalición de izquierdas, pese a que «cogobierna» junto al PSOE.

Según informó Europa Press, Salido añadió que estas objeciones al diseño defendido por Obras Públicas para la red de metro «no han pasado ni por el consejo de administración, ni por la comisión ejecutiva».

Dirigiéndose al presidente de Tussam y concejal de Movilidad, el socialista Francisco Fernández, el consejero de IU recordó que su coalición también «forma parte» de la dirección de la sociedad municipal de transporte urbano. «Tendríamos que haber visto las alegaciones», insistió antes de relatar que, pese a ser representante de la empresa, conoció tales alegaciones «por la prensa» y todavía espera la documentación «solicitada» para examinar los pormenores de las propuestas.


Distintas visiones del suburbano
El consejero de IU en Tussam exige al PSOE una visión de esta sociedad municipal «en su conjunto», porque su formación política «pertenece a los órganos de dirección de la empresa». Tampoco extraña la medida «in extremis» adoptada por los socialistas, que decidieron plantear sus alegaciones a última hora a través de la empresa de los autobuses urbanos debido el reiterado rechazo de la Junta de Andalucía a la idea municipal de una estación bajo las «setas» del Metropol Parasol y ante la evidente disparidad de criterios con sus socios en el Gobierno local. A la coalición dirigida por Antonio Rodrigo Torrijos le importa el diseño del metro en el casco histórico menos que las conexiones de barrios periféricos como el Polígono Sur, y se empeña en una financiación pública que el PSOE no quiere ni considerar.