El Betis suma su quinta derrota seguida y el Celta es el nuevo líder

La Razón
La RazónLa Razón

Madrid- Hace un mes y medio, el Betis era el indiscutible líder de la Segunda División y la única duda que asaltaba a sus seguidores era cuándo podrían definitivamente celebrar su esperada vuelta a Primera. Cinco jornadas después, lo único que es igual en la realidad verdiblanca es el número de puntos que tienen en la clasificación (46), pero todo lo demás ha cambiado a peor. El equipo sumó ayer en Valladolid su quinta derrota seguida, mientras el Celta, que ganó al Tenerife, es el nuevo líder, y el Rayo, a pesar de su crisis institucional, se las apañó para reforzar su segundo puesto con un empate frente al Nástic.
«Estamos cada vez más nerviosos y nos lo creemos menos», decía Pepe Mel, que si no vuelve a dar con la fórmula del triunfo inmediatamente podría empezar a preocuparse por su puesto de trabajo. La directiva sabe que el ascenso es más que prioritario y un nuevo tropiezo haría olvidar todo lo bueno que ha hecho el técnico en los primeros seis meses de temporada. Un gol de Javi Guerra condenó a los béticos antes del descanso en Zorrilla, incapaces de reaccionar ante un rival que tampoco es nada del otro mundo.
En el otro partido del día, el que cerraba la jornada, el colista Ponferradina empató sin goles en Los Cármenes ante el Granada, que sigue cómodamente instalado en los puestos de promoción de ascenso a la Liga BBVA.