MENÚ
martes 16 julio 2019
04:12
Actualizado

Un estudio destaca que esta habilidad se da en las regiones del cerebro menos desarrolladas de los neandertales

Lanzar objetos fue tan importante para el homo sapiens como hablar

Una nueva investigación realizada por científicos de la Universidad de Indiana y de la Universidad de Wyoming, en Estados Unidos, ha analizado cómo los humanos, al contrario que otras especies, aprenden fácilmente a lanzar objetos a larga distancia. Hasta ahí nada nuevo. Pero este estudio concluye que esta habilidad fue tan importante o más para la supervivencia del homo sapiens como el lenguaje y la capacidad de cooperar.

  • Los científicos revalorizan el lanzamiento de objetos
    Los científicos revalorizan el lanzamiento de objetos
Madrid.

Tiempo de lectura 2 min.

27 de enero de 2011. 19:50h

Comentada
Madrid. 28/1/2011

Según los investigadores, la capacidad de lanzar objetos (que nos permitió desarrollar algo tan fundamental para sobrevivir como la caza) requiere de una coordinación extremadamente buena y de habilidades motoras, que son proporcionadas por dos estructuras cerebrales excepcionalmente desarrolladas en los humanos: el cerebelo y la corteza parietal posterior. Estas regiones estaban menos desarrolladas en los hombres de Neandertal.

Para el lanzamiento de objetos existen predisposiciones que nos permiten calibrar el peso y el tamaño de los objetos y adquirir la habilidad de lanzarlos. Para ello, contamos con una percepción muy exacta, y también muy útil, explican los científicos, según informa el portal Tendencias21.net.

"Las habilidades que demuestran los humanos en un campo de fútbol americano, baloncesto o béisbol son una parte de lo que les ha hecho triunfar como especie", asegura Geoffrey Bingham, catedrático del Departamento de Ciencias Psicológicas y Neuronales de la Universidad de Indiana.

El salto definitivo a la supervivencia
Según Bingham, esta capacidad es tan importante porque, combinada con el habla y la capacidad de relación, fue la que permitió el salto definitivo del homo sapiens hacia la supervivencia, tal y como asegura en el estudio, publicado el 14 de enero en la revista "Evolution and Human Behavior". 

Esta predisposición especial que tenía el homo sapiens (y de la que carecía el neandertal) para calibrar el peso y el tamaño de los objetos, le permitía suponer que ante dos objetos (uno más grande que otro) que pesaban lo mismo, el de mayor tamaño debía pesar significativamente más que el pequeño. Pues bien, esta ilusión llevaba a los lanzadores más habilidosos a seleccionar objetos que eran capaces de lanzar a la mayor distancia posible.

Esto lleva a los investigadores a concluir que esta peculiaridad de los homo sapiens no era en realidad una sólo una ilusión que partía de un error, sino "una percepción muy acentuada y extremadamente útil", entre otras cosas para cazar a los grandes mamíferos capaces de alimentar a todo un grupo.

Los neandertales, que convivieron con los homo sapiens, carecían de una corteza parietal posterior y un cerebelo desarrollados, lo que les impedía desarrollar determinadas habilidades. "Es probable que esto es lo que nos permitió derrotar a los neandertales, que sin embargo tenían cerebros más grandes", concluye Bingham.

Más información en Tendencias21.net

 

Últimas noticias