La mayor autonomía de los robots obligará a una legislación específica para ellos

En unos años, la presencia de robots domésticos dotados de un alto grado de inteligencia artificial será habitual en las casas de los más acomodados, unos humanoides con una capacidad de interacción que obligará a plantearse la necesidad de una legislación específica para estos nuevos "seres"autónomos.

En el marco de la International Joint Conference Artificial Intelligence que se celebra en Barcelona, el director del Instituto de Investigación en Inteligencia Artificial (IIIA-CSIC), Ramón López de Mantaras, ha explicado a Efe que frente al rápido avance de la robótica -cada vez más autónomos y con mayor capacidad de decisión- hay expertos en derecho y tecnología, sobre todo en EEUU, que defienden que se les dote también de ciertos "derechos".

Para este experto en razonamiento y aprendizaje, si a medio o largo plazo se desarrollan robots socializados con inteligencias artificiales similares a la del hombre, con quienes convivirá en sus casas o a los que atenderán en las tiendas, "no resultaría descabellado", legislar sobre sus responsabilidades y derechos.

"Si son muy autónomos, quién será responsable de las decisiones de los robots, ¿el propio robot, los diseñadores o el usuario? porque ellos aprenderán del usuario, vendrán con un mínimo de preparación, pero luego irán desarrollándose. No tengo respuestas", reconoce. En esta línea, advierte del riesgo de utilizar la inteligencia artificial para el desarrollo de robots militares, una tecnología sobre la que hay un gran mutismo en el ámbito científico.

A juicio de este científico es inaceptable desde el punto de vista ético utilizar la inteligencia artificial para construir un robot soldado con autonomía para decidir cuándo disparar o cuándo no. "Eso es algo que hay que cortar de raíz", reclama.

La integración en un único sistema de las diferentes capacidades de la inteligencia artificial -reconocimiento de voz, movimiento o visión entre otras- para favorecer una mejor interacción entre hombre y máquina es en estos momentos el principal reto de este ámbito, y uno de los ejes de la conferencia internacional que se celebra en Barcelona hasta el viernes, con la presencia de 1.400 expertos.

López de Mantaras argumenta que las herramientas actuales son muy inteligentes en campos concretos en los que se les puede introducir conocimientos -diagnóstico médico, logística, ajedrez...-, pero no tienen las habilidades prácticas derivadas del sentido común humano y del conocimiento del entorno.

"Un niño enseguida entiende que puede mover un cochecito si tira de la cuerda al que está atado, pero no empujando del cordel porque éste no es rígido, algo elemental que un robot no sabe"y debe ir aprendido poco a poco, señala el responsable del IIAC.

López de Mantaras señala que uno de los avances más sorprendentes en un ámbito ya sorprendente de por sí es el sistema informático Watson -desarrollado por IBM y que se presentará en Barcelona- que ganó el concurso de televisión Jeopardy! frente a competidores humanos.

A través del acceso a millones de datos digitalizados, Watson fue capaz de responder a una pregunta a priori críptica para un ordenador: "este sombrero es elemental, querido concursante". En pocos segundos contestó: "sombrero de caza". Fue capaz de asociar la frase a las novelas de Conan Doyle, y a la prenda que llevaba Sherlock Holmes.

Para Carles Sierra, profesor de investigación del CSIC y responsable de la organización de esta conferencia, hablar de inteligencia artificial es hacerlo de frigoríficos con sensores capaces de hacer pedidos a las tiendas cuando saben que les falta algún producto.

Sierra apunta que en la próxima década se producirá una integración de los sistemas robotizados con percepción y visión, razonamiento, elementos motores, capacidad de búsqueda de información, aprendizaje e interacción con los humanos, reconocimiento de texto, y que incluso generarán capacidades nuevas.

Serán sistemas de inteligencia artificial que podrán aprender por ellos mismos y buscar información en la web de manera semántica. Así, podremos coger un teléfono, hacerle una pregunta y obtener una respuesta con sentido, no simplemente un listado de información muchas veces irrelevante.