África

Dimite el ministro libio de Justicia por la «sangrienta situación»

El ministro libio de Justicia, Mustafa Abdeljalil, presentó hoy su dimisión en protesta por "por la sangrienta situación"de su país, afirmó el diario electrónico "Quryna", próximo a Seif Al Islam Gadafi, uno de los hijos del líder libio, Muamar El Gadafi.

Abdeljalil, quien confirmó personalmente su decisión de abandonar el Ejecutivo en una conversación telefónica con ese periódico, explicó que ha tomado esta medida ante "la excesiva utilización de la violencia"contra los manifestantes por parte de las fuerzas del orden.

Esta dimisión es la primera de un miembro de tan alto rango del Gobierno libio desde el comienzo, el martes pasado, del movimiento de protestas para reclamar la caída de Muamar El Gadafi.

Por otra parte, la misma fuente informa de que anoche se produjeron violentos enfrentamientos entre partidarios de Gadafi, ayudados por miembros de las fuerzas del orden, y los manifestantes que piden su salida del poder, en los que se registraron decenas de víctimas, apenas unos minutos después de un discurso de Seif El Islam.

El periódico habla de 61 muertos en Trípoli, cifra divulgada esta mañana por la cadena de televisión qatarí Al Yazira citando fuentes hospitalarias.

Según "Quryna", los disturbios se extienden por numerosos puntos de la capital libia y, así, la sede del Comité Olímpico y la gran sala que acoge tradicionalmente las fiestas y reuniones oficiales han resultado totalmente destruidas por el fuego.

Poco antes, algunos testigos afirmaron que las sedes del Gobierno y del Ministerio de Justicia, en Trípoli, habían sido incendiadas por los manifestantes.

Desde el pasado jueves, según la organización Human Rights Watch (HRW), la cifra de fallecidos a consecuencia de la represión de las manifestaciones en Libia en demanda de una reforma democrática asciende al menos a 233.

Seif El Islam indicó ayer en su discurso que 84 personas murieron en Bengasi y 14 en El Beida.

Por su parte, el doctor Ahmed Bentahar, del hospital Jala de Bengasi, afirmó a Al Yazira que al menos 350 cadáveres y más de 2.000 heridos han sido contabilizados únicamente en esta ciudad, la segunda en importancia del país.