La lucha contra las FARC centra las elecciones colombianas

Las autoridades han redoblado la seguridad en el país después de varios ataques de los narcoterroristas.

Juan MAnuel Santos, Gustavo Petro, Antanas Mockus y Noemi Sanin
Juan MAnuel Santos, Gustavo Petro, Antanas Mockus y Noemi Sanin

BUENOS AIRES- El debate celebrado el martes entre los aspirantes a la Presidencia colombiana volvió a dejar claro que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) siguen centrando la campaña electoral. Quien más contundente se mostró a este respecto fue el candidato oficialista, Juan Manuel Santos, que, como ex ministro de Defensa, tiene muy clara la receta para acabar con la narcoguerrilla: seguridad democrática.El aspirante del Partido Social de Unidad Nacional, la U, señaló en su turno que para erradicar el desplazamiento se debía incrementar la «seguridad democrática», un programa implementado por el actual mandatario, Álvaro Uribe, que ha mantenido a raya a los grupos armados. Se calcula que en Colombia existen al menos unos tres millones de desplazados por la violencia.Santos, economista de 58 años, dio como ejemplo que en una zona del sur del país, dominada por la narcoguerrilla, «entró el Estado con médicos, profesores, infraestructura, y a los campesinos se les está dando crédito, subsidios». Precisó que de cada tres desplazados, uno es un niño, y que sobre ellos había que concentrar el esfuerzo del Estado.Durante el debate, su máximo rival, el matemático de 58 años Antanas Mockus, del Partido Verde, dijo en tono airado que no era posible combatir el problema de los desplazados en el país «sin erradicar del repertorio de los colombianos, para siempre, la masacre».Pero además de la guerrilla, Juan Manuel Santos tiene en su contra a los narcos del país, especialistas en la contaminación informativa y la guerra sucia.Según declaraciones del director de la Policía, el general Óscar Naranjo, los hermanos «Comba», jefes del cártel del Norte del Valle, habrían ofrecido 250.000 dólares para inculpar al mandatario, Álvaro Uribe, y perjudicar la campaña de su delfín. Naranjo señaló, además, que hay una hipótesis que está imperando en las investigaciones y que tiene que ver con un posible plan que se está fraguando en Venezuela para difamar y perjudicar el Gobierno del presidente Uribe y a su posible sucesor, Juan Manuel Santos.El mayor retirado Juan Carlos Meneses había asegurado que el hermano del presidente, Santiago Uribe, era el jefe del grupo paramilitar de los «Doce Apóstoles». Uribe salió inmediatamente a desmentir esta información: «Se trata de acusaciones que han sido examinadas hasta la saciedad y desvirtuadas recurrentemente, tanto por la Justicia colombiana como en los debates públicos en el Congreso», dijo.Las autoridades han redoblado las medidas de seguridad después de que guerrilleros de las FARC calentaran la campaña con varios ataques. Pero pocos momentos antes del debate estalló un artefacto frente a la sede política de Santos, en la ciudad de Pasto, capital del departamento de Nariño, con un saldo de once heridos. Además, este fin de semana un grupo de guerrilleros retuvo transitoriamente en el sur del país un autobús con simpatizantes del candidato liberal, Rafael Pardo.

Santos destaca en el debateEn el debate organizado por Citytv y el periódico «El Tiempo», los 6 candidatos pusieron sus cartas sobre la mesa. Si atendemos a los comentarios sobre quién ganó el debate publicados en la web del diario colombiano, la mayoría alaba la firmeza de Santos. La lectora Karla Fontini dice: «El legítimo heredero de las políticas de Uribe es Juan Manuel». Lufelipe4 señala: «Los colombianos queremos un presidente íntegro, capaz de gobernar, con conocimiento profundo del país. Ése es Santos».