Dufau y Ríos se imponen a un pobre encierro de Yerbabuena

La Monumental (Barcelona). Novillos de Yerbabuena, el 2º, sobrero de Carmen Camacho, justos de presentación, manejables en general. Gómez del Pilar, saludos y palmas; Thomas Dufau, saludos y oreja; Conchi Ríos, oreja y silencio. Un cuarto.

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

 

Una novillada sin la presentación que requiere un coso de primera categoría como es el de Barcelona se corrió ayer en La Monumental. A la novillada le faltó además raza, no obstante, tanto el francés Thomas Dufau como la novillera Conchi Ríos consiguieron arrancar sendas orejas. Gómez del Pilar recibió a portagayola al primero, que salió rebrincado. Sin demasiada fuerza, embistió defendiéndose. Pese a que el torero lo cuidó no evitó que el astado se cayera varias veces.

El cuarto no tenía fijeza y apenas tenía recorrido, sin embargo, el madrileño lo toreó muy despacio y con gusto. El segundo de la tarde dió dos vueltas de campana, siendo apuntillado y sustituído por un sobrero de Camacho, que fue manso pero ante el que Dufau se supo imponer. El novillero supo corregir los defectos del morlaco, siempre muy centrado le bajó la mano por ambos pitones y lo mató de un pinchazo y una estocada entera. El quinto fue el que más sirvió y lo supo aprovechar el francés, que lo recibió de rodillas con una larga cambiada y ya con la muleta comenzó con unos cambiados por la espalda para terminar pegándose un arrimón.

Conchi Ríos dejó muy buena impresión, mostrando bonitos detalles ante su primero, un animal que en conjunto se dejó y con el que anduvo certera a la hora de matar. El que cerró plaza apenas sirvió, ya que llegó parado al último tercio, por lo que la torera no tardó en irse por la espada.