El diseño mantiene sus valores

La evolución del C-4 no varía de forma importante su diseño externo, aunque aumenta el espacio interior dedicado a las personas y el equipaje

Como complemento al C-4, antes de un año saldrá al mercado el DS4, que marca tendencias en cuanto a diseño de una berlina de cuatro puertas.
Como complemento al C-4, antes de un año saldrá al mercado el DS4, que marca tendencias en cuanto a diseño de una berlina de cuatro puertas.

Madrid- Citroën siempre se ha distinguido por su vanguardismo en los diseños y lo está demostrando con la gama que ha aparecido bajo las siglas DS. Pero ha elegido el camino de la continuidad y la no ruptura para el C-4, el modelo compacto líder de ventas de la marca. Si hasta el momento las líneas eran agresivas y rompían los moldes del resto de los fabricantes, hoy el C-4 aparece a la vista mucho más reposado, tradicional y, desde luego, muy elegante. Se acaban los perfiles redondeados y la carrocería aparece con mucha nitidez, ofreciendo un lateral suave, más largo y lleno de porte. El frontal cambia en detalles, pero mantiene inequívoca la imagen de la marca, mientras que la parte trasera se inspira claramente en el C-5, el hermano mayor. Es decir que, si el C-5 tiene inspiraciones de diseño alemán, el nuevo C-4 copia claramente la idea y se planta en el mercado, alejándose de aquel vanguardismo que caracterizaba a la marca y que la distinguía a la perfección. Su historia está plagada de diseños que hoy son referencia para todos los creativos. Hace medio siglo nacieron los 11 y 15 «traction avant» y posteriormente, DS 19 y 21, XM, SM y GS.

La renovación del C-4 es muy extensa también en el interior. El coche mide 4,33 metros, 5 centímetros más que el anterior. Conserva las medidas del maletero, muy generoso, y, en la zona de pasajeros, la habitabilidad ha aumentado en las plazas traseras, con más espacio para las piernas de los acompañantes.

La plataforma sigue siendo la misma y las motorizaciones también. Para Citroën es un logro, puesto que se ahorran costos, se mantienen los elementos difíciles y caros y la cuestión queda zanjada solamente con el pincel del diseñador, que por supuesto no es poco. Pura cosmética.

El nuevo C-4 ofrece una caja automática pilotada de 6 velocidades y en el interior del habitáculo se encuentran accesorios de serie tan interesantes como un enchufe tradicional de 220 voltios, que permite recargar un ordenador, un teléfono móvil, sin necesidad de adaptadores engorrosos. También dispone de otros complementos propios de las grandes berlinas de lujo, como el avisador sonoro que detecta los ángulos muertos traseros. Otra novedad es el regulador de velocidad programable, en donde se pueden almacenar las distintas velocidades en autovía, en carretera, ciudad, etc.

Por lo que se refiere a la parte mecánica, viene equipado con control de tracción inteligente. En cuanto a motores, se ofrecen a la elección del cliente tres motorizaciones de gasolina y cuatro diésel. En todos los casos, sobre carrocería de cinco puertas, ya que la versión de tres puertas queda reservada al futuro DS4, el mas elitista de la serie.

Los objetivos de ventas se han fijado en 4.000 unidades para el 2011, y llegar a las 15.000 en 2013. Los precios no se han comunicado todavía, a la espera de las tarifas de la competencia, pero es probable que sean algo más caros que la versión anterior.


DS4, diseño vanguardista
Como complemento al C-4, antes de un año saldrá al mercado el DS4, que marca tendencias en cuanto a diseño de una berlina de cuatro puertas. Las formas son realmente futuristas con elementos de vanguardia, como el parabrisas que se prolonga hasta la mitad del techo. Tras el DS3, la marca francesa sigue a la vanguardia.


Citroën C-4 HDi 110
Cilindrada: 1.560 cc.
Potencia: 112 cv.
Velocidad máxima: 190 km/h
Aceleración 0-100: 11,3 s.
Peso: 1.350 Kg.
Capacidad depósito: 80 litros
Consumo medio: 4,6 litros
Plazas: 5
Tracción: Delantera
Cambio: 5 velocidades
Capacidad maletero: 408 l. Larg,anch,alto: 4,32/1,78/1,48
Precio: 18.000 euros